Pintura

Béla Kádár: Expresionismo húngaro

julio 15, 2019

Clic en la imagen para ver más obras

Béla Kádár

Nació en Budapest, Hungría, en 1877.
Nació en el seno de una familia judía, y con sólo 11 años de edad, tras perder a su padre, entró como aprendiz en el taller de un herrero.

Aficionado desde niño al dibujo y la pintura, siendo aún muy joven, comenzó a pintar murales en Budapest.

Como todos los pintores de su época, se sentía atraído por los artistas que residían en París y Berlín, ciudades que visitó en dos ocasiones en 1910 .

Sus primeros trabajos nos muestran, en ese moento, una afinidad con los secesionistas y los postimpresionistas.

En 1918 se trasladó a Berlín, ciudad en la que expuso por primera vez en 1923, gracias a la invitación de Herwath Walden, editor de la revista Der Sturm, que publicó obras de Franz Marc, Paul Klee, Wassily Kandinsky, Marc Chagall y Oskar Kokoschka.

En dicha exposición conoció a Katherine Dreier, cuya Sociedad exportó el trabajo de la vanguardia europea a Nueva York.


Gracias a su ayuda se pudieron realizar dos grandes exposiciones de su obra en el Museo de Arte de Brooklyn, organizada por los artistas Man Ray y Marcel Duchamp.

A la segunda de ellas,  Kadar viajó para asistir desde Europa en septiembre de 1928.

La pintura de Kádár, encuadrada en el expresionismo, fue fuertemente influenciada por la de los miembros del grupo Der Blaue Reiter , por el cubismo, el futurismo, el Neo-primitivismo, el constructivismo, y la pintura metafísica, creó su propio estilo, sabiendo moldear y combinar estas técnicas.

Creó imágenes poderosas sobre la base de la cultura y las leyendas de su país y de la Europa del Este, con paisajes alegres e imágenes de la cultura magiar y campesinas.

Con anterioridad a la Segunda Guerra Mundial, sus pinturas estaban ejecutadas con colores ricos y brillantes, con gouache, óleo y acuarela, tiempo en el que realizó algunas obras de tema religioso cristiano.

Ya en una etapa más madura, su expresionismo evolucionó en temas con gran fuerza emocional y sentimiento más romántico, que caracterizan su obra pasada la década de 1920.

Detalles inspirados en cuentos populares y la fantasía, ganaron protagonismo, se hizo más narrativa, inspirado por Der Blaue Reiter, compuso muchas escenas del medio rural, dentro de composiciones primarias.

En ellas utilizó, así mismo, detalles surrealistas, en las que se pueden observar afinidades con las composiciones de Marc Chagall.

Situado a la izquierda políticamente, Kadar pasó un año en el ghetto de Budapest, de 1944a 45, donde logró realizar casi 50 dibujos sobre el dolor y el sufrimiento que padeció.

Sin embargo, sobrevivió a la guerra como uno de los mejores artistas modernos de Hungría.

Murió en Budapest el 22 de enero de 1956.

*Entrada publicada en este blog el 6 de junio de 2014. Ha sido actualizada y ampliada el 15 de julio de 2019.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.