Pintura

Bridget Bate Tichenor: Surrealismo fantástico

enero 30, 2016

Clic en la imagen para ver más obras

Bridget Bate Tichenor

Bridget Pamela Arkwright Bate, su nombre de nacimiento, nació en París, de ascendencia británica, el 22 de noviembre, 1917.
Estaba emparentada con muchas familias aristocráticas británicas y europeas, Vera Bate Lombardi, su madre era la relaciones públicas de Cocó Chanel que ejercía como enlace con las casas reales europeas.
Vivió sus primeros cinco años en Londres; Se trasladó a París junto a su madre antes de ir a Paris, donde estudió francés y época de la que datan sus primeros dibujos conocidos, realizados con el consejo y la enseñanza meticulosa de su padre, que había descubierto prontamente su talento artístico.

BBT, como es también conocida, practicó el surrealismo fantástico, inspirada en los artistas de la Escuela del Realismo Mágico, con una fuerte influencia del Renacimiento italiano.
Pasó su juventud en colegios de Inglaterra, Francia, e Italia.
De 1930 a 1938 residió entre Roma y París.

Aconsejada por su padre, y dadas sus aptitudes, se matriculó en la Slade School de Londres; posteriormente viajó a México alojándose en el Rancho Cotembo, propiedad del fotógrafo Man Ray, amigo íntimo de su padre, que había fotografiado a Bridget en su etapa como modelo, en París y Nueva York.

En 1940 se casó con Hugh Chisholm, hijo de una conocida familia neoyorquina de origen canadiense, con el que tuvo a su único hijo. En 1945, tras divorciarse, se casó con el fotógrafo Jonathan Tichenor.

En 1943 ingresó para continuar su formación en la Art Students League de Nueva York, donde tuvo como maestro a Reginald Marsh, así mismo recibió clases de los realistas mágicos: Paul Cadmus y George Tookery del surrealista mágico Yves Tanguy.
Quienes la conocieron en esa época, describían a Bridget como sorprendente, glamourosa y una auténtica belleza con grandes ojos azules, y precioso pelo negro azabache. Vivía en un apartamento del Hotel Plaza, y vestía ropas del modisto modisto Hattie Carnegie, de Manhattan.

Entró en contacto con el grupo de los surrealistas, entre ellos: Max Ernst, André Masson, Salvador Dalí y Roberto Matta, entre otros. Trabaja como editora en Vogue.
Se divorció de Chisholm en 1944, trasladándose a un adosado en Upper East Side, en Manhattan, que compartió con la mecenas Peggy Guggenheim.
Su pintura más temprana estaba inspirada por las técnicas del siglo XVI italiano, al temple, usando fórmulas que le enseñó Paul Cadmus en 1945.

En sus cuadros, trató lo espiritual, reflejos ocultos de las antiguas religiones, la magia, la alquimia, y la mitología mesoamericana, siempre influenciada por Renacimiento italiano.
En 1953, sola, llegó a México y conoció a Luis Barragán y Matías Goeritz, que le convencieron para que se quedara allí a pintar. Durante unos años residió en Ciudad de México.

En 1954 realizó su primera exposición en la Galería Arte Mexicano, de Inés Amor, siendo el inicio de su carrera como artista profesional; continuaría exponiendo regularmente con Antonio Souza, su protector y promotor.
En 1960 fijó su residencia en el Rancho Cotembo, en el remoto pueblo de Ario de Rosales, en Michoacán, donde residiría el resto de su vida, y donde pintó recluida con su extensa colección de animales salvajes y domésticos hasta 1978.
Pronto se uniría al grupo formado por las pintoras Leonora Carrington, Remedios Varo, Alice Rahon , y la fotógrafo Kati Horna.
En 1958, participó en el Primer Salón de Arte de la Mujer, en las Galerías Excelsior de México, junto a Carrington, Rahon, y Varo, entre otros mujeres pintoras contemporáneas.

En 1972 y 1974 expuso en la Galería Pecannins.
En 1978 dejó su rancho de Michoacán para vivir en Ciudad de México.
Entre 1982 falleció su hijo y se trasladó a Roma, volviendo frecuentemente a México, y pintó sus series de “Máscaras, Guías espirituales y Deidades duales”. Estos personajes fantásticos llenaron su mente y la guiaron en sus momentos más difíciles.
Sus últimos años los pasó en su casa en San Miguel de Allende de Guanajuato.

Murió el 20 de octubre de 1990, dejando un legado de unos 200 óleos.
El interés en las pinturas de Tichenor por los coleccionistas de arte y museos ha ido en aumento en los últimos años.

En 2008, el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey, realizó una exposición en la que se mostraron obras de Tichenor, y de las más importantes artistas mexicanas; la muestra se tituló: “Historia de las Mujeres Artistas del Siglo XX en México”, y en 2012, la exposición: “Las maravillas: La aventura surrealista de mujeres artistas en México y Estados Unidos , organizada por el LACMA y el Museo de Arte Moderno.
Su obra se encuentra representada, fundamentalmente en colecciones privadas de México, Estados Unidos y distintos países de Europa.

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Bitacoras.com enero 30, 2016 at 9:39 pm

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Bridget Bate Tichenor: Surrealismo fantástico La entrada Bridget Bate Tichenor: Surrealismo fantástico aparece primero en Trianarts.

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.