Pintura

Isidre Nonell: El modernismo catalán y la pintura negra

febrero 21, 2018

Click en la imagen para ver más obras

Isidre Nonell

Nació en Barcelona, el 30 de noviembre de 1872.
Miembro de una familia acomodada, desde muy niño mostró interés por el dibujo.

Inició su aprendizaje recibiendo clases de Josep Mirabent en 1884, y posteriormente de Gabriel Martínez Altés y Lluís Graner, hasta 1892.

Perteneció al grupo “Els Quatre Gats”, junto a Pablo Picasso y Santiago Rusiñol, entre otros.
Formó parte de lo que se llamó “pintura negra española”, tendencia que compartió junto a Darío de Regoyos o José Gutiérrez Solana, entre otros pocos más.

A pesar de formar parte de ella, se apartó de la burguesía catalana a la que criticaba con sus cuadros.
Más tarde asistió a la Escuela de Bellas Artes de Barcelona de 1893 a 1895, en la que entabló amistad con Joaquim Mir, Ricard Canals, Ramon Pichot, Juli Vallmitjana, Adrià Gual y Joaquim Sunyer, con los que compartiría las mismas inquietudes artísticas: la pintura de paisaje y la preocupación por los efectos lumínicos y atmosféricos.

El grupo organizaba excursiones por el extrarradio de Barcelona para pintar, con un estilo que se acercaba al impresionismo, con una paleta de colores de tonos, habitualmente cálidos, el grupo fue conocido como la “Colla del Safrà” (Grupo del Azafrán), o “de Sant Martí”, pueblo cercano a Barcelona del que realizaron numerosos paisajes.

A partir de 1894 comenzó a trabajar como ilustrador para “La Vanguardia”, actividad que ejerció hasta 1904 en otras publicaciones como, L’Esquella de la Torratxa, Barcelona Cómica, Pèl & Ploma o Forma, entre otras.

En el verano de 1896 viaja a Caldes de Boí junto a Canals y Vallmitjana con la idea de pintar en el balneario propiedad de la familia Vallmitjana en la citada localidad, y al aire libre.

Sin embargo a pesar de la gran belleza del paisaje, lo que impresionó profundamente a Nonell fue el gran número de personas habitantes del valle que padecían cretinismo, enfermedad que provoca retraso mental y físico.

El pintor tomó numerosos apuntes de aquellos personajes subdesarrollados y grotescos; a su vuelta a Barcelona y posteriormente en París, realizó una serie amplia con escenas de este tema.

En cualquier caso su estancia en Boí marcó de forma definitiva su obra, abandonando el paisaje, centrándose a partir de entonces en la figura humana, sobre todo de los más desfavorecidos y marginados de la sociedad.

Su ingente cantidad de dibujos realizados desde el inicio de esta etapa son de un personalísimo y original estilo. Para ello utilizó una técnica llamada “fregit” (frito), en los que su tema habitual fueron mendigos y ancianos pidiendo limosnas, desamparados, gitanos, soldados heridos y repatriados de la guerra de Cuba.

De 1897 a 1900 residió largas temporadas en París, tiempo en él que tomó contacto con los artistas de la vanguardia francesa, sintiéndose fuertemente atraído por los impresionistas y los postimpresionistas, cuya huella se puede apreciar en sus obras posteriores, especialmente de Vincent Van Gogh o Henri de Toulousse-Lautrec, producción que por otra parte, es en estos años muy escasa.

A su vuelta a la ciudad condal inició su serie de gitanas para el que usó un lenguaje totalmente nuevo y provocador que despertó fuertes reacciones de público y de la crítica más conservadora.

El prestigioso crítico Raimon Casellas, que le había apoyado hasta ese momento, rechazó totalmente este giro del pintor. A pesar de esta hostilidad, continuó pintando sus gitanas, casi todas ellas en escenas de absoluta desolación, tristeza y abatimiento, para las que utiliza una paleta de colores muy oscura.

De 1906 a 1907, experimenta un nuevo giro, con el uso de tonos más claros y luminosos e incorpora figuras de raza paya, en escenas más tranquilas y plácidas, que poco a poco sustituirán a sus tristes gitanas.

En 1908 volvió al campo de la ilustración, trabajando para la revista Papitu que se había fundado ese mismo año, en la que publicó 42 magníficos dibujos, algunos de ellos firmados con seudónimos bíblicos: Noé y Josué, que cosecharon un gran éxito, y que representaron para el pintor la compensación por la indiferencia del público hacia pintura.

En enero de 1910 realizó una muestra individual en las Galerías Faianç Catalá de Barcelona, la misma supuso su primer éxito importante y al fin el reconocimiento definitivo de la crítica y de una parte importante del público.

La exposición albergó una muestra retrospectiva con más de ciento treinta óleos además de los dibujos, que fueron realizados durante más de una década.

Desde ese momento su carrera evolucionó con un importante giro en su temática, nunca abandonó la figura, pero comenzó a pintar bodegones, de una gran riqueza cromática y austeridad en sus composiciones.
Murió en Barcelona, de forma prematura, con sólo 38 años de edad, víctima de un tifus, el 21 de febrero de 1911.

Una buena parte de su obra se puede ver en el Museo de Arte Moderno de Barcelona.
El Museo Carmen Thyssen de Málaga  alberga  en su colección permanente su óleo “Gitana embarazada”.

*Esta entrada fue publicada en este blog el 23 de septiembre de 2011. Ha sido actualizada y ampliada el 21 de febrero de 2018.

You Might Also Like

9 Comments

  • Reply Antoni Guansé Brea: Vanguardia y Escuela de París | Trianarts diciembre 2, 2011 at 11:47 pm

    […] en París. Sus primeras obras, las expuso en Barcelona en 1952, obra que fue influenciada por la de Isidro Nonell, en la que se inspiraba, pinta escenas de pescadores y de campesinos. Viaja a París en 1953, […]

  • Reply Dichos populares: Vivir a la sopa boba | Viajar sin prisa febrero 6, 2012 at 1:09 am

    […] imagen es el óleo de Isidro Nonell “Pobres esperando la […]

  • Reply Joaquín Mir: Pintor de la luz y el color | Trianarts julio 9, 2012 at 5:39 pm

    […] un grupo de jóvenes artistas que se constituyó sobre1893, estaba integrado por , Ricard Canals, Isidre Nonell, Ramon Pichot, Juli Vallmitjana y Adrià Gual, su característica principal de los cuales era el […]

  • Reply José María Mallol Suazo: Maestro del paisaje, del bodegón y el retrato | Trianarts diciembre 14, 2012 at 12:40 am

    […] Mallol había sido el continuador de los grandes maestros catalanes de finales del siglo XIX: Isidro Nonell, Santiago Rusiñol, Ramón Casas Carbó y Canals, entre otros, empeñado en conservar los cánones […]

  • Reply Eliseu Meifrèn i Roig: Del realismo al impresionismo | Trianarts mayo 25, 2013 at 6:02 pm

    […] logró una medalla de plata en la Universal de Bruselas de 1910; el Premio Isidro Nonell de Barcelona de 1935; Medalla de Honor en la Internacional de San Francisco de 1915 y el Gran […]

  • Reply Joaquim Sunyer y Miró: El Novecentismo Catalán | Trianarts enero 29, 2014 at 11:26 pm

    […] y sobrino del también pintor Joaquim de Miró i Argenter, se formó en la Llotja con Joaquín Mir, Isidro Nonell y Torres […]

  • Reply Pablo Gargallo: Modernismo, Expresionismo y Cubismo en la escultura | Trianarts enero 5, 2015 at 11:47 pm

    […] Gargallo frecuentó las tertulias de Els Quatre Gats y mantuvo contactos con jóvenes artistas como Isidro Nonell o Pablo […]

  • Reply Pablo Picasso: El genio español del siglo XX - Trianarts octubre 25, 2015 at 11:21 am

    […] “Últimos momentos”, actualmente desaparecida. En París se instaló en el estudio de Isidre Nonell, al que Picasso conocía del grupo Els Quatre […]

  • Reply Ricard Canals y Llambí: Modernismo violento - Trianarts diciembre 23, 2015 at 6:02 pm

    […] como la Colla del Safrà, (Colla del Azafrán), nombre del violento color de sus cuadros, junto a Isidre Nonell, Joaquim Mir, Ramon Pichot, Adriá Gual, y Juli […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.