Pintura

Léonard Tsuguharu Foujita: Un japonés en la Escuela de París

mayo 24, 2018

Clic en la imagen para ver más obras

Léonard Tsuguharu Foujita

Tsuguharu Foujita nació en Edogawa, Tokio, el 27 de noviembre 1886.
Añadió a su nombre el de Léonard tras convertirse al catolicismo.

Se graduó en la Universidad Nacional de Bellas Artes y Música de Tokio en 1910.
En 1913, tras divorciarse se trasladó a París.

Debutó en una exposición individual en 1917, y ese mismo año en que se casó con la modelo Fernande Barrey, con la estuvo casado por un breve espacio de tiempo.

Participó en el Salón de Otoño de 1922, en donde tuvo un gran éxito.
En 1924 fue nombrado miembro de la Academia de Artes de Tokio, aunque no retornaría a su país hasta cinco años después, con una exposición de gran éxito.

Recorrió el continente americano, visitando Cuba en 1932, invitado por Alejo Carpentier, país en el que realizó 33 dibujos y pinturas que se expusieron en el Lyceum de La Habana.

Posteriormente se trasladó a Japón, donde pintó diversos murales por encargo.
Volvió a París en 1939, pero vivió la mayor parte de la II Guerra Mundial en su país.

Pintó diversas obras sobre el conflicto, como “El último día de Singapur”, de 1942, actualmente en el Museo de Arte Moderno de Tokio.

Tras de la Segunda Guerra Mundial, el pintor Yasuo Kuniyoshi se opuso una exposición de Foujita en las Galerías Kennedy. Kuniyoshi calificó al pintor de fascista, imperialista y expansionista.

Tras una tiempo de residencia en Estados Unidos, en 1950 se instaló nuevamente en París, adquiriendo la nacionalidad francesa.

En 1959 se convirtió al catolicismo, siendo bautizado con el nombre de Léonard en la catedral de Reims el 14 de octubre de 1959.

En sus últimos años decoró la capilla Notre-Dame-de-la-Paix en Reims, conocida como la capilla Foujita, que fue comenzada en 1965 y terminada en 1966).

Desarrolló, además de su obra pictórica una amplia labor como ilustrador; en 1928 se publicó una edición de “Les aventures du roi Pausole”, de Pierre Louys, con xilografías suyas.

Se le vincula a la Escuela de París, aunque desarrolló un estilo muy personal, fácilmente identificable, aplicando técnicas de pintura japonesa a temas y estilos occidentales.

Fue influenciado por el impresionismo y el simbolismo.
Dio más importancia a la línea que al volumen: sus imágenes, siluetas estilizadas, sombras y relieves simplificados, con una paleta clara aplicada en capas finas, son características que definen su obra.
Son de gran belleza sus desnudos.

Es muy clara la influencia de Amedeo Modigliani, que es más patente en sus retratos, lo que explica que fuese uno de los artistas incluidos en la exposición “Modigliani y su tiempo”, celebrada en el Museo Thyssen-Bornemisza en 2008.

Murió en Zúrich, el 29 de junio de 1968, siendo enterrado en la Cimetière de Villiers-le-Bâcle. En 2003, su ataúd fue enterrado en la Capilla Foujita.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.