Poesia

Rafael Alberti Merello: Nació en Cadiz el 16 de Diciembre de 1902

diciembre 16, 2008

Alberti650.jpg

“¡Sal, hortelana, del mar,
flotando, sobre tu huerto,
desnuda para llorar
por el marinero muerto!”

Rafael Alberti Merello

Nació en Cádiz el 16 de diciembre de 1902.
Falleció el 28 de octubre de 1999, en su casa Ora Maritima del Puerto de Santa María. (Cadiz)

Está considerado uno de los mayores literatos españoles de la llamada Edad de Plata de la literatura española, cuenta en su haber con numerosos premios y reconocimientos. Tras la Guerra Civil Española se exilió debido a su militancia en el Partido Comunista de España. A su vuelta a España, tras el fin de la dictadura franquista, fue nombrado Hijo Predilecto de Andalucía en 1983.

Hablar de Rafael Alberti para mi es mucho mas que dar unas notas biograficas, y de ellas está llena la red, por eso no
voy a hacerlo, la poesía de Alberti ha llenado tantos ratos de mi vida que forma una parte muy importante de ella, decir
Alberti, es decir Cadiz, es decir mar, es decir volar y sobre todo es decir España y libertad.

Te quiero Rafael.

Pregón submarino

¡Tan bien como yo estaría
en una huerta del mar,
contigo, hortelana mía!
-En un carrito, tirado
por un salmón, ¡qué alegría
vender bajo el mar salado,
amor, tu mercadería!
-¡Algas frescas de la mar,
algas, algas!

*   *   *

¡Qué altos
los balcones de mi casa!
Pero no se ve la mar.
¡Qué bajos!
Sube, sube, balcón mío,
trepa el aire, sin parar:
sé terraza de la mar,
sé torreón de navío.
-¿De quién será la bandera
de esa torre de vigía?
-¡Marineros, es la mía!
Mala ráfaga
Boyeros del mar decían:
-Bueyes rojos, raudas sombras,
ya oscuro, ¿hacia dónde irían?
(¡Fuego en la noche del mar!)
Carabineros del viento
tampoco, no, lo sabían:
-¿Adónde esos bueyes rojos,
raudas sombras, volarían?
(¡Ardiendo está todo el mar!)

*   *   *

Pirata de mar y cielo,
si no fui ya, lo seré.
Si no robé la aurora de los mares,
si no la robé,
ya la robaré.
Pirata de cielo y mar,
sobre un cazatorpederos,
son seis fuertes marineros,
alternos, de tres en tres.
Si no robé la aurora de los cielos,
si no la robé,
ya la robaré.

*   *   *

Barco carbonero,
negro el marinero.
Negra, en el viento, la vela.
Negra, por el mar, la estela.
¡Qué negro su navegar!
La sirena no le quiere.
El pez espada le hiere.
¡Negra su vida en el mar!

*   *   *

…la blusa azul, y la cinta
milagrera sobre el pecho

Madre, vísteme a la usanza
de las tierras marineras:
el pantalón de campana,
la blusa azul ultramar
y la cinta milagrera.
-¿Adónde vas, marinero,
por las calles de la tierra?
-¡Voy por las calles del mar!

*   *   *
Si Garcilaso volviera,
yo sería su escudero;
que buen caballero era.
Mi traje de marinero
se trocaría en guerrera
ente el brillar de su acero;
que buen caballero era.
¡Qué dulce oírle, guerrero,
al borde de su estribera!
En la mano, mi sombrero;
Que buen caballero era.

* * *
Grumete
¡No pruebes tú los licores!
¡Tú no bebas!
¡Marineros bebedores,
los de las obras del puerto,
que él no beba!
¡Que él no beba, pescadores!
¡Siempre sus ojos abiertos,
siempre sus labios despiertos
a la mar, no a los licores.
¡Que él no beba!

*   *   *

¡Jee, compañero, jee, jee!
¡Un toro azul por el agua!
¡Ya apenas si se le ve!
-¿Quééé?
-¡Un toro por el mar, jee!

*   *   *

-¡Traje mío, traje mío,
nunca te podré vestir,
que al mar no dejan ir.

Nunca me verás, ciudad,
con mi traje marinero.
Guardado está en el ropero,
ni me lo dejan probar.
Mi madre me lo ha encerrado,
para que no vaya al mar.

*   *   *

Retorcedme sobre el mar,
al sol, como si mi cuerpo
fuera el jirón de una vela.
Exprimid toda mi sangre.
Tended a secar mi vida
sobre las jarcias del muelle.
Seco, arrojadme a las aguas
con una piedra en el cuello
para que nunca más flote.
Le di mi sangre a los mares.
¡Barcos, navegad por ella!
Debajo estoy yo, tranquilo.

Madrigal de Blanca-nieve
Blancanieve se fue al mar.
¡Se habrá derretido ya!
Blanca-nieve, flor del norte,
se fue al mar del mediodía,
para su cuerpo bañar.
¡Se habrá derretido ya!
Blanca-nieve, Blanca-y-fría,
¿por qué te fuiste a la mar
para tu cuerpo bañar?
¡Te habrás derretido ya!
Con él.

1924

* * *

Zarparé, al alba, del Puerto,
hacia Palos de Moguer,
sobre una barca sin remos.
De noche, solo, ¡a la mar!
¡y con el viento y contigo!
Con tu barba negra tú,
yo barbilampiño.

*   *   *

Ojos tristes, por la banda
de babor… ¿Adónde irán?
-¿Adónde van,
capitán?
Ojos tristes, que verán
las costas que otros no vean…
-Sin rumbo van.
…Mis ojos tristes, sin rumbo…

¡Quién cabalgara el caballo
de espuma azul del mar!
De un salto,
¡quién cabalgara la mar!
¡Viento, arráncame la ropa!
¡Tírala, viento, a la mar!
De un salto,
quiero cabalgar la mar.
¡Amárrame los cabellos,
crin de los vientos del mar!
De un salto,
quiero ganarme la mar.

*   *   *
Si yo nací campesino,
si yo nací marinero,
¿por qué me tenéis aquí,
si este aquí yo no lo quiero?
El mejor día, ciudad
a quien jamás he querido,
el mejor día -¡silencio!-
habré desaparecido.

*   *   *

Si mi voz muriera en tierra,
llevadla al nivel del mar
y dejadla en la ribera.
Llevadla al nivel del mar
y nombradla capitana
de un barco bajel de guerra.
¡Oh mi voz condecorada
con la insignia marinera:
sobre el corazón un ancla
y sobre el ancla una estrella
y sobre la estrella el viento
y sobre el viento la vela!

2

Un capitán de navío
Homme libre, toujours tu chériras la mer!

CH. BAUDELAIRE

Sobre tu nave -un plinto verde de aguas marinas,
de moluscos, de conchas, de esmeralda estelar-,
capitán de los vientos y de las golondrinas,
fuiste condecorado por un golpe de mar.
Por ti los litorales de frenes serpentinas
desenrollan al paso de tu arado un cantar:
-Marinero, hombre libre, que las mareas declinas,
dinos los radiogramas de su Estrella Polar.
Buen marinero, hijo de los llantos del norte,
limón del mediodía, bandera de la corte
espumosa del agua, cazador de sirenas;
todos los litorales amarrados, del mundo,
pedimos que nos lleves en el surco profundo
de tu nave, a la mar, rotas nuestras cadenas.

Rosa-Fría, patinadora de la luna
Ha nevado en la luna, Rosa-Fría.
Los abetos patinan por el yelo,
tu bufanda, rizada, sube al cielo,
como un adiós que el aire claro estría.

¡Adiós, patinadora, novia mía!
De vellorí tu falda, da un revuelo
de campana de lino, en el pañuelo
tirante y nieve de la nevería.
Un silencio escarchado te rodea,
Destejido en la luz de sus fanales,
mientras vas el cristal resquebrajando.
¡Adiós, patinadora!
El sol albea
las heladas terrazas siderales,
tras de ti, Malva-luna, patinando

A Rosa de Alberti

que tocaba, pensativa, el arpa
(Siglo XIX)

Rosa de Alberti allá en el rodapié
del mirador del cielo se entreabría,
pulsadora del aire y prima mía,
al cuello un lazo blanco de moaré.
El barandal del arpa, desde el pie
Hasta el bucle en la nieve, la cubría.
Enredando sus cuerdas, verdecía
-algo en hilos- la mano que se fue.
Llena de suavidades y carmines,
fanal de ensueño, vaga y voladora,
voló hacia los más altos miradores.
¡Miradla querubín de querubines,
del vergel de los aires pulsadora,
Pensativa de Alberti entre las flores!

3

¡A volar!

Leñador,
no tales el pino,
que un hogar
hay dormido
en su copa.
-Señora abubilla,
señor gorrión,
hermana mía calandria,
sobrina del ruiseñor.
Ave sin cola,
martín-pescador,
parado y triste alcaraván:
¡a volar,
pajaritos,
al mar!
Mi corza
En Ávila, mis ojos…

Siglo XV

Mi corza, buen amigo,
mi corza blanca.
Los lobos la mataron
al pie del agua.
Los lobos, buen amigo,
que huyeron por el río.
Los lobos la mataron
dentro del agua.

Jardín de amores

Vengo de los comedores
que dan al Jardín de Amores.
¡Oh reina de los ciruelos,
bengala de los manteles,
dormida entre los anhelos
de la aves moscateles!
Princesa de los perales,
infanta de los fruteros,
dama en los juegos florales
de los melocotoneros.
¿A quién nombraré duquesa
de la naranja caída?
¿Quién querrá ser la marquesa
de la mora mal herida?
Vengo de los comedores
que dan al Jardín de Amores.

Nana del niño muerto

Barquero yo de este barco,
sí, barquero yo.
Aunque no tengo dinero,
sí, barquero yo.
Rema, niño, mi remero.
No te canses. No.
Mira ya el puerto lunero,
mira, míralo.

De dos a tres

Las dos, en la vaquería.
La luna borda un mantel,
cantando, en mi galería:
-Una niña chica,
sin cuna, jugando.
La Virgen María
la está custodiando.
Tres gatitos grises
y un mirlo enlutado,
la araña hilandera
y el pez colorado.
Un blanco elefante
y un pardo camello,
y toda la flora del aire
y toda la fauna del cielo.
Tín,
tín,
tán: las tres, en la vaquería.
Tón,
tón,
tán,
las tres en la prioral.

Geografía física

Nadie sabe Geografía
mejor que la hermana mía.
-La anguila azul del canal
enlaza las dos bahías.
– Dime: ¿dónde está el volcán
de la frente pensativa?
– Al pie de la mar morena,
solo, en un banco de arena.

(Partiendo el agua, un bajel
sale del fondeadero.
Camino del astillero,
va cantando el timonel.)
-Timonel, hay un escollo
a la salida del puerto.

– Tus ojos, faros del aire,
niña, me lo han descubierto.
¡Adiós, mi dulce vigía!
Nadie sabe Geografía
mejor que la hermana mía.

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com diciembre 16, 2008 at 1:54 am

    Información Bitacoras.com…

    Si lo deseas, puedes hacer click para valorar este post en Bitacoras.com. Gracias….

  • Reply sergio Astorga diciembre 16, 2008 at 10:10 pm

    Triana, por poeta sólo por poeta.
    te lo había contado alguna vez? las palabras no eran mias cuando lo ví vestido de mar y con su aliento al viento.
    No te lo conté? que subido a la varanda, los cielos con estrellas tomaban rumbos no anotados en los anales astronómicos.
    Recuerdo haberte dicho que, la rosa de Alberti enlazaba con su misterio los puertos errantes de lo ángeles cuando en mi pupitre escolar toda la fauna de silencios me congelaba la voz.
    Alberti, Rafael por poeta, sólo por poeta, me imagino que es su barco el que me llena de azul.
    Un abrazo por Alberti, siempre por Alberti.
    Seergio Astorga

    Último post en la Web de…sergio Astorga…Proyección

  • Reply Triana diciembre 16, 2008 at 11:02 pm

    No se si me lo dijiste o lo sabía, pero es facil presentir que amas esos versos tanto como yo…

    La unica diferencia que hay entre tu percepción de él y la mia, es que yo tuve que leer sus poemas casi a escondidas, que sufrí su exilio en esa edad en la que te rebelas siempre contra quien te amordaza, cuando lo conocí, no me estaba permitido leerle, no me estaba permitido comprar sus libros, ni siquiera se me permitía hablar de él en público, por eso además del poeta, quise y admiré al hombre que tanto lucho por las libertades, como le pasó a Machado o a Cernuda o a Miguel Hernadez y a tantos mas durante los años del tirano.

    … solo que Rafael era ver el mar sin haberlo visto nunca, yo que nací en tierra adentro y tanto lo ansiaba, eso lo conviert en parte de mis sueños hechos realidad.

    Un abrazo con y por Alberti, por siempre mi marinero en tierra.

  • Reply Maribel Romero diciembre 17, 2008 at 12:25 am

    Triana, la poesía de Alberti es muy particular, es una voz fresca a la vez que comprometida. Y ese mar siempre presente…
    “El mar. La mar.
    ¿Por qué me trajiste, padre,
    a la ciudad?”
    Además lo has traído hoy, 106 años después de su nacimiento. Estás en todo. Un abrazo.

  • Reply Triana diciembre 17, 2008 at 1:13 am

    Así es Maribel, es especial, es diferente y es siempre fresca…

    Si mi voz muriera en tierra,

    llevadla al nivel del mar

    y dejadla en la ribera.

    No podía por menos que celebrar el día de su nacimiento.

    Un abrazo fuerte.

  • Reply Gregorio Prieto Muñoz: El pintor de los molinos y los maniquies | Trianarts octubre 15, 2011 at 10:10 pm

    […] que fueron una poderosa influencia en su carrera. Sus mejores amigos de entre estos fueron Rafael Alberti, Luis Cernuda, Federico Garcia Lorca, del que haría varios retratos y Vicente […]

  • Reply Maestros del paisaje: Bejamín Palencia y la Escuela de Vallecas | Trianarts abril 22, 2012 at 9:47 pm

    […] junto a Pancho Cossio, posteriormente sigue frecuentando la ciudad del Sena, llegando a conocer a Rafael Alberti y a José Bergamín. En 1930 viaja a Italia y comienza a colaborar en la revista de Federico García […]

  • Reply Arturo Souto: Expresionismo y vanguardia del siglo XX | Trianarts julio 31, 2012 at 1:04 pm

    […] la talla de Picasso, Juan Gris o Gargallo entre otros. Al grupo también se sumaron escritores como Rafael Alberti. Dicho grupo expuso en el Palacio de Cristal del Retiro de Madrid, obteniendo un clamoroso […]

  • Reply Rafael Alberti: Canción 8 | Trianarts septiembre 10, 2012 at 8:09 pm

    […] “Rafael Alberti Merello: Nació en Cadiz el 16 de Diciembre de 1902″: AQUÍ  […]

  • Reply Rafael Alberti: La soledad III | Trianarts septiembre 22, 2012 at 12:53 am

    […] “Rafael Alberti Merello: Nació en Cadiz el 16 de Diciembre de 1902″: AQUÍ  […]

  • Reply Cesar Vallejo: El poeta del dolor humano | Trianarts octubre 27, 2012 at 9:56 pm

    […] con la elite de los literatos españoles como como Miguel de Unamuno, Federico García Lorca, Rafael Alberti, Gerardo Diego y José Bergamín, publica su novela “El Tungsteno” y el ensayo: […]

  • Reply Recordando a Rafael Alberti: Canción 37 | Trianarts diciembre 18, 2012 at 3:55 am

    […] “Rafael Alberti Merello: Nació en Cadiz el 16 de Diciembre de 1902″: AQUÍ  […]

  • Reply Rafael Alberti: A Luis Cernuda, aire del sur buscado en Inglaterra | Trianarts julio 19, 2013 at 9:13 am

    […] “Rafael Alberti Merello: Nació en Cadiz el 16 de Diciembre de 1902″: AQUÍ  […]

  • Reply Recordando a Rafael Alberti: Nocturno | Trianarts octubre 28, 2013 at 10:24 pm

    […] “Rafael Alberti Merello: Nació en Cadiz el 16 de Diciembre de 1902″: AQUÍ  […]

  • Reply Rafael Alberti: Madrid, corazón de España… | Trianarts noviembre 15, 2013 at 11:20 pm

    […] “Rafael Alberti Merello: Nació en Cadiz el 16 de Diciembre de 1902″: AQUÍ  […]

  • Reply Rafael Alberti: El soldado | Trianarts diciembre 3, 2013 at 9:18 pm

    […] “Rafael Alberti Merello: Nació en Cadiz el 16 de Diciembre de 1902″: AQUÍ  […]

  • Reply Mariano de Cossío: Realismo entre luces y sombras | Trianarts febrero 19, 2014 at 10:18 pm

    […] del 27′ y con el grupo vanguardista que residía en la Residencia de Estudiantes de Madrid, Rafael Alberti, Luís Cernuda, José Maria Hinojosa, Pedro Salinas, el mismo García Lorca, entre otros. […]

  • Reply Rafael Alberti: Con los zapatos puestos tengo que morir | Trianarts junio 14, 2014 at 9:36 pm

    […] “Rafael Alberti Merello: Nació en Cadiz el 16 de Diciembre de 1902″: AQUÍ  […]

  • Reply Rafael Alberti: Balada del que nunca fue a Granada | Trianarts agosto 7, 2014 at 10:14 pm

    […] “Rafael Alberti Merello: Nació en Cadiz el 16 de Diciembre de 1902″: AQUÍ  […]

  • Reply Mi recuerdo a Rafael Alberti: Ya es así | Trianarts octubre 28, 2014 at 12:34 am

    […] “Rafael Alberti Merello: Nació en Cadiz el 16 de Diciembre de 1902 – Pregón submarino&… […]

  • Reply Mi recuerdo a Rafael Alberti: El mal minuto | Trianarts diciembre 16, 2014 at 12:06 am

    […] “Rafael Alberti Merello: Nació en Cadiz el 16 de Diciembre de 1902 – Pregón submarino&… […]

  • Reply Rafael Alberti: La soledad II | Trianarts febrero 28, 2015 at 4:39 am

    […] “Rafael Alberti Merello: Nació en Cadiz el 16 de Diciembre de 1902 – Pregón submarino&… […]

  • Reply Rafael Alberti: El Bosco | Trianarts febrero 28, 2015 at 4:50 am

    […] “Rafael Alberti Merello: Nació en Cadiz el 16 de Diciembre de 1902 – Pregón submarino&… […]

  • Reply Rafael Alberti: Los ángeles muertos » Trianarts julio 6, 2015 at 2:52 am

    […] “Rafael Alberti Merello: Nació en Cadiz el 16 de Diciembre de 1902 – Pregón submarino&… […]

  • Reply Rafael Alberti: A Federico García Lorca - Trianarts agosto 18, 2015 at 3:02 pm

    […] “Rafael Alberti Merello: Nació en Cadiz el 16 de Diciembre de 1902 – Pregón submarino&… […]

  • Reply Mi recuerdo a Rafael Alberti: Amaranta - Trianarts diciembre 16, 2015 at 12:11 am

    […] “Rafael Alberti Merello: Nació en Cadiz el 16 de Diciembre de 1902 – Pregón submarino&… […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.