Pintura

Diego Rivera: Muralismo mexicano

noviembre 24, 2016

Click en la imagen para ver más obras

Diego Rivera

Nació en Guanajuato, México, el 8 de diciembre de 1886.
Diego María de la Concepción Juan Nepomuceno Estanislao de la Rivera y Barrientos Acosta y Rodríguez, que es su nombre completo, fue uno de los más importantes, reconocido y famoso pintor mexicano de todos los tiempos.

Fue, y por lo que es más conocido, un destacado muralista mexicano de ideología comunista, ideología que se ve reflejada en sus frescos de alto contenido social en edificios públicos de su país, que realizó es su etapa madura.

No obstante fue expulsado del partido en 1929.
Inició su formación en 1896 con la oposición de su padre que pretendía que hiciera una carrera militar, en la Academia de San Carlos de Ciudad de México, donde conoció al célebre paisajista José María Velasco.

En 1905, y gracias a una beca, viajó a España para seguir su formación artística en el taller de Eduardo Chicharro, igualmente, estudió a los maestros en el Museo del Prado, donde se interesó por la obra de Goya, El Greco y Brueghel.

En 1907 le fue concedida otra beca del gobernador de Veracruz, que le permitió viajar de nuevo aEspaña, instalándose en Madrid, donde continuó estudiando a los viejos maestros del Prado.

Así mismo asistió al taller de Eduardo Chicharro, uno de los retratistas más sobresalientes en Madrid en esa época.
En 1909 se trasladó a París, donde conoció a la pintora rusa Angelina Petrovna Belova, más conocida como Angelina Beloff, con la que inició una relación amorosa que duró diez años.

A diferencia de José Clemente Orozco, que fue un artista afiliado al Ejército Constitucionalista, y de David Alfaro Siqueiros, que era oficial de alto rango, Rivera no tuvo una participación directa en el conflicto político y militar de la Revolución Mexicana, como muchos creen.

Hasta 1916 alternó su residencia entre México, Ecuador, Bolivia, Argentina, España y Francia.
En París entabló contacto con los artistas de vanguardistas que se reunían en Montparnasse, entre otros con: Pablo Picasso y con Ramón María del Valle-Inclán.

Con la pintora española María Blanchard,  compartió apartamento y estudio durante un tiempo.
En esta etapa se interesó y practicó el cubismo que estaba emergiendo.

Así mismo hizo sus pinitos con el postimpresionismo, influenciado por Paul Cezanne, del que captó sus intensos y vivos colores y la perfección y cuidado en los detalles, esto le hizo sobresalir de otros muralistas mexicanos.

En 1919 nació su hija, Marika, fruto de su relación con Marievna Vorobieva-Stebelska, a la que nunca reconocería, pero a la que sí sostendría económicamente.

En 1920 abandonó Francia para viajar a Italia, donde pudo estudiar a los maestros renacentistas.
En 1921 regresó a México uniéndose al renacimiento de la pintura mural iniciado por otros artistas, entre ellos: José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros y Rufino Tamayo.

En 1922 comenzó su primer mural: La Creación, encargo que había recibido para el Anfiteatro “Simón Bolívar”, de la Escuela Preparatoria Nacional; a partir de entonces su pintura se convierte en un referente importante para el llamado “Movimiento Muralista Mexicano y Latinoamericano”.

En diciembre de ese mismo año se casó con Guadalupe Marín, también conocida como la “Gata Marín”, con la que tuvo dos hijas.

Prosiguió durante los años siguientes con importantes murales que son considerados joyas de su legado artístico: en el Palacio de Cortés en Cuernavaca, en la Escuela Nacional de Agricultura, en Chapingo y en el Palacio Nacional de la Ciudad de México, en este último pintó una serie de murales en los que narró la historia del país desde los tiempos de los aztecas hasta el siglo XX, y que realizó entre 1929 y 1935.

En 1929 contrajo terceras nupcias con la pintora Frida Kahlo.

En 1930 realizó varias y controvertidas obras por su temática comunista en Estados Unidos; sus obras más importantes se encuentran precisamente en este país, en el San Francisco Art Institute y en el Instituto de Artes de Detroit.
En el Museo Reina Sofía de Madrid podemos ver tres magníficas obras de Rivera.

En 1933 sucedió uno de los sucesos más controvertidos en su vida, el industrial John D. Rockefeller Jr. le contrató para pintar el mural del vestíbulo del edificio RCA de Nueva York, el edificio principal de lo que sería el famoso Rockefeller Center; éste estaba situado en la Fifth Avenue, una de las avenidas emblema del capitalismo; Rivera había diseñado un mural al que había titulado “El hombre en el cruce de caminos” o “El hombre controlador del universo”, pero cuando estaba a punto de ser terminado, pintó en él una imagen de Lennin, el escándalo entre la sociedad y la prensa estaba servido. En vista de lo cual, el magnate ordenó destruirlo. Diego regresó a México, donde volvió a pintarlo, hoy se encuentra en el Palacio de Bellas Artes de México.

En 1946 pintó una de sus mejores obras: “Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central “, y ese mismo año ingresó en la Comisión de Pintura Mural del Instituto Nacional de Bellas Artes.

En el citado mural que podemos ver en el Palacio de Gobierno, Diego Rivera pintó a todas sus esposas y a sus mejores amigos.
En 1950 ilustró el “Canto General” de Pablo Neruda , con el que logró el Premio Nacional de Ciencias y Artes de México.

Murió en Coyoacán, Ciudad de México, el 24 de noviembre de 1957.
Está enterrado en la Rotonda de Personas Ilustres, en contra de lo que había sido su última voluntad.

*Entrada publicada en este blog el 1 de septiembre de 2011. Ha sido actualizada y ampliada el 23 de noviembre de 2016.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

14 Comments

  • Reply Bitacoras.com septiembre 1, 2011 at 3:11 am

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Click en la imagen para ver más obras Quiero dedicar esta entrada a mi querido amigo Sergio Astorga, porqué compartimos muchas cosas, muchas aficciones, pero sobre todo, el  amor por el arte y la belleza. Diego Rivera naci……

  • Reply Frida Kahlo: Arte y leyenda | Trianarts octubre 19, 2011 at 9:03 pm

    […] Poco tiempo después de haber pintado sus primeros cuadros, conoció al hombre de su vida, Diego Rivera, veintiún años mayor que ella, él era ya un pintor consagrado, la conoció en el hospital y la […]

  • Reply John Sloan: El realismo y la Escuela Ashcan | Trianarts octubre 23, 2011 at 5:22 pm

    […] paisajes del desierto le inspirarían para una forma distinta de concebir su pintura. Conoció a Diego Rivera, que fue uno de los artistas que Sloan admiró, declarando que Rivera era “el único artista […]

  • Reply Mario Carreño: Abstración y cubismo hispano | Trianarts enero 29, 2012 at 10:07 pm

    […] mexicana de ese momento, sobre todo con el grupo conocido como “Los tres grandes”: Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, y José Clemente Orozco. Tras este periodo, vuelve a Europa y se instala […]

  • Reply Mujeres pintoras: La mexicana María Izquierdo | Trianarts marzo 4, 2012 at 7:12 pm

    […] de arte popular y pintura mexicana que incluyó obras de Rufino Tamayo, María Izquierdo, Diego Rivera y Agustín Lazo, entre […]

  • Reply David Alfaro Siqueiros: Muralismo mexicano | Trianarts mayo 26, 2012 at 11:00 pm

    […] revulsivo en el marco del muralismo mexicano, del que es uno de los máximos exponentes, junto a Diego Rivera y el citado anteriormente, José Clemente Orozco. Desde 1922, lidera el Sindicato de Técnicos, […]

  • Reply El muralismo mexicano de José Clemente Orozco | Trianarts junio 15, 2012 at 8:39 pm

    […] y dibujo arquitectónico. Enmarcado en el grupo de pintores y muralistas mexicanos, junto a Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros, muralistas expresionistas, que se anticiparon a las tendencias […]

  • Reply Arturo Souto: Expresionismo y vanguardia del siglo XX | Trianarts julio 31, 2012 at 1:04 pm

    […] y rendencia autóctonas mexicanas que partían de los grandes muralistas. Pintaría un retrato de Diego Rivera. En 1962 regresa a España, desembarcando en Vigo, celebra una exposición en esta ciudad que es un […]

  • Reply Alfredo Ramos Martínez: El pintor de las melancolías | Trianarts diciembre 5, 2012 at 10:41 pm

    […] diversos intereses, pero el verdadero impulsor de la pintura mexicana contemporánea no fue Diego Rivera, sino Alfredo Ramos […]

  • Reply Mujeres Pintoras: Marie Vorobieff, Marevna | Trianarts diciembre 1, 2013 at 10:51 pm

    […] 1915, gracias al marchante Léonce Rosenberg vende sus primeros y vuelve a encontrarse con Diego Rivera, que se convertiría en el amor de su vida, de esta relación nacería su hija Marika en 1919. […]

  • Reply Ben Shahn: Realismo social y compromiso | Trianarts enero 17, 2014 at 1:01 am

    […] Paul Klee. Además de estos fue influenciado por algunos de sus contemporáneos, como Walker Evans, Diego Rivera y Jean […]

  • Reply Amedeo Modigliani: El expresionismo y la Escuela de París | Trianarts enero 24, 2014 at 1:32 am

    […] de Montmartre, entró en contacto con Max Jacob, Van Dongen, Pablo Picasso, Guillaume Apollinaire, Diego Rivera, Chaïm Soutine, Vicente Huidobro y otros personajes de la bohemia francesa. Su primera influencia […]

  • Reply Eduardo Chicharro: Realismo academicista | Trianarts mayo 24, 2014 at 1:36 am

    […] Chicharro Briones. Tuvo notables alumnos, entre ellos Pablo Sansegundo Castañeda y el mexicano Diego Rivera durante su estancia en Madrid entre 1915 y 1916. Murió en Madrid el 24 de mayo de […]

  • Reply Mujeres pintoras: La expresionista Maria Blanchard » Trianarts junio 21, 2015 at 2:29 am

    […] la pintura rusa Angelina Beloff, con ella viajó a Londres y Bélgica, coincidiendo en Bruselas con Diego Rivera; a su vuelta, Diego compartió piso y estudio en París con ambas en el nº 3 de la Rue Bagneux. A […]

  • Deja un comentario