Poesia

Federico García Lorca: Voces

Diciembre 21, 2015

“… Tejerán de estrella a estrella
Hilos de araña
Mis ojos enjaulados…”

FGL

“Voces”

Escaparate

Nuestras voces
Semejan
Un bosque de feéricas
Matasuegras
Rematadas por plumas
De ideas.

Lombrices con anillos
De palabras
Y virus
De miradas.

Columnas de cemento
Metáfisico.
¡Oh voz de catedrático!
Entre nieblas de puntos
Suspensivos.

Hay voces que semejan
Grises falos erectos
Y otras que van manchadas
De cieno.
Hay algunas que mojan
Como lenguas de perro
Y hay voz que se destrenza
En el silencio.
La voz de la mosca
De los viejos.

La voz agujereada
De la prostituta
Y la voz de cosmético
De los curas
Son hilos con que borda
La lechuza.

¡Rosa azul de palabras!
La voz de la niña
¡Riada de moaré!
La voz de la abuelita.

Hay voces pulpos
Y topos.
Otras
Como cuellos
De palomas.

Y existe la voz plebe
Ronca y negra,
Toda llena de dientes
De hembra.

En cuanto a las otras,
Señores,
Pueden encontrarlas
A poco coste
En el baratillo
De las voces.

Federico García Lorca

De: “Poesia varia”
Recogido en: “Federico García Lorca – Poesía completa”
Ed. Galaxia Gutenberg – 2011®
ISBN: 978-84-8109-933-1

Federico García Lorca nació en Fuente Vaqueros, pueblo de la Vega de Granada, el 5 de junio de 1898.
La obra poética de Lorca constituye una de las cimas de la poesía de la Generación del 27′, de toda la literatura española, y el reflejo de un sentimiento trágico de la vida; en ella conviven la tradición popular y la culta.
Esta madrugada del 17 al 18 de agosto se cumplen 79 años de la ejecución “en un paredón de olivos”, en un camino de Viznar a Alfacar de la Vega de Granada, de Federico García Lorca
El 23 de julio el general Queipo de Llano había dicho en la radio:
“Nuestros valientes legionarios y regulares han enseñado a los rojos lo que es ser hombres. De paso, también a las mujeres de los rojos; que, ahora, por fin, han conocido a hombres de verdad, y no a castrados milicianos.”
Tras la detención del poeta por parte de la Guardia Civil en casa de los Rosales, donde se había refugiado,ya que dos de los hermanos de Luis eran falangistas, acompañaban a los civiles, Juan Luis Trescastro Medina, Luis García-Alix Fernández y Ramón Ruiz Alonso, ex-diputado de la CEDA, que había denunciado al poeta ante el gobernador civil de Granada José Valdés Guzmán Valdés consultó con Queipo de Llano lo que debía hacer, a lo que el genocida general respondió: “Dale café, mucho café”
Algunos de los cargos que se le imputaron fueron: “ser espía de los rusos, estar en contacto con estos por radio, haber sido secretario de Fernando de los Ríos y ser homosexual”.

Relato de la detención:

– “Del coche aparcado a unos metros de la casa de la familia Rosales bajan Ramón Ruíz Alonso, Juan Luis Trescastro Medina, quien parece ser tenía lazos familiares con Federico, estaba casado con una prima lejana de éste, Luis García Alix, Sánchez Rubio y Antonio Godoy, “el Jorobeta”.

Llaman a la puerta.
Doña Esperanza Camacho de Rosales abre la puerta:
– Traigo una orden para detener a Federico García Lorca, que sabemos tienen escondido en esta casa, dice Ruíz Alonso.
El poeta, está en su habitación, baja las escaleras.
– Esto es un error….un horrible error…
– ¡Vamos!, dice Alonso.
El coche se aleja del número uno de la calle Angulo llevándose al poeta, siendo conducido al gobierno de Granada donde se le toma declaración. Era el 16 de agosto de 1936.

De allí es conducido a una cárcel en el pueblo de Viznar donde permanece hasta la madrugada del 17 al 18 de ese mes, sin juicio, sin acusaciones firmes de delito es asesinado, junto a dos banderilleros y un maestro.

– “En efecto, era un gran poeta y se le ejecutó en los primeros días que siguieron al golpe de estado franquista, cuando Granada estaba ya tomada por las hordas golpistas.

“En esos momentos no se podía ejercer allí ningún control y las autoridades tenían que prever cualquier reacción contra el Movimiento por elementos izquierdistas. Por eso fusilaron a los más caracterizados, y entre ellos a García Lorca.”
Francisco Franco

De: “Mis conversaciones privadas con Franco”, de Francisco Franco Salgado-Araujo.

También de Federico García Lorca en este blog:

“Federico García Lorca: Gacela De La Muerte Oscura”: AQUÍ

“Federico García Lorca: Ruina”: AQUÍ

“Federico García Lorca: Llagas de amor”: AQUÍ

“Federico García Lorca: Tierra y Luna”: AQUÍ

“Federico García Lorca: Vuelta de paseo”: AQUÍ

“Federico García Lorca: Canción de la muerte pequeña”: AQUÍ

“Federico García Lorca: Fábula y rueda de los tres amigos”: AQUÍ

“Federico Garcia Lorca: Canción de jinete”: AQUÍ

“Federico García Lorca: Romance del sonámbulo”: AQUÍ

“Federico García Lorca: Iglesia abandonada”: AQUÍ

“Federico García Lorca: Espigas

“Federico García Lorca: El rey de Harlem”: AQUÍ

“Federico Garcia Lorca: Romance de la pena negra”: AQUÍ

“Federico García Lorca: Casida de la mano imposible”: AQUÍ

“Federico García Lorca: Infancia y muerte”: AQUÍ

“Federico García Lorca, Enrique Morente y Leonard Cohen: Pequeño Vals Vienés”: AQUÍ

“Federico García Lorca: Alma ausente”: AQUÍ

“Federico García Lorca: El poeta dice la verdad”: AQUÍ

“Federico García Lorca: Quiero llorar mi pena y te lo digo…”: AQUÍ

“Federico García Lorca: Si mis manos pudieran deshojar”: AQUÍ

“Federico García Lorca y Carlos Cano: Gacela de la raíz amarga”: AQUÍ

“Federico García Lorca y Carlos Cano: Casida de las palomas oscuras”: AQUÍ

Federico García Lorca y Enrique Morente: La aurora: AQUÍ

“Federico García Lorca y Camarón de la Isla: Romance de la luna”:AQUÍ

“Federico García Lorca: Cortaron tres árboles”: AQUÍ 

“Federico García Lorca: Romance de la Luna”: AQUÍ 

“Federico García Lorca: Casida de la mujer tendida”: AQUÍ 

“Federico García Lorca: Lluvia”: AQUÍ 

“Federico García Lorca: Cementerio judío, de Poeta en Nueva York”: AQUÍ

“Federico García Lorca: Soneto de la dulce queja”: AQUÍ 

“Federico García Lorca: Gacela De La Muerte Oscura”: AQUÍ

“Federico García Lorca: Entre Viznar y Alfacar, hace 73 años asesinaron a Federico – Canción otoñal”: AQUÍ 

“Federico García Lorca: La monja gitana”: AQUÍ

“Federico García Lorca: Estrenó Yerma hace 77 años”: AQUÍ 

“Federico García Lorca: Nana del caballo grande”: AQUÍ 

“Federico García Lorca: Nocturnos de la ventana”: AQUÍ 

“Federico García Lorca: Yerma (Fragmentos)”: AQUÍ 

“75 años sin Federico Garcia Lorca, siempre en mi memoria… – Apunte para una oda”: AQUÍ 

“Federico García Lorca: Elegía”: AQUÍ

“Federico Garcia Lorca: Sus frases”: AQUÍ 

“Federico García Lorca: Carne, de Odas”: AQUÍ

Bibliografía poética:

Libro de poemas – 1921.
Poema del cante jondo – 1921.
Canciones – 1921.
Primer Romancero gitano – 1924 – 1927
Oda a Salvador Dalí – 1926.
Romancero gitano – 1928.
Poeta en Nueva York – 1930.
Llanto por Ignacio Sánchez Mejías – 1935
Tierra y Luna – 1935
Seis poemas galegos – 1935.
Diván del Tamarit – 1936.
Sonetos del amor oscuro – 1936.
Colección de canciones populares antiguas.

Teatro:

El maleficio de la mariposa – 1921.
Mariana Pineda – 1927.
La zapatera prodigiosa – 1930.
Retablillo de Don Cristóbal – 1928.
El público – 1930.
Así que pasen cinco años – 1931.
Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín – 1933.
Bodas de sangre – 1933.
Yerma – 1934.
Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores – 1935.
La casa de Bernarda Alba – 1936.
La fuerza de la sangre (inacabada) – 1936.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

3 Comments

  • Reply Bitacoras.com Diciembre 21, 2015 at 4:16 pm

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Federico García Lorca: Voces, de, Poesía varia La entrada Federico García Lorca: Voces aparece primero en Trianarts.

  • Reply Carmelo Sánchez Muros: Dan las doce... - Trianarts Diciembre 26, 2015 at 1:42 am

    […] Su primer libro: “Doce poemas de caza mayor y una elegía”, obtuvo el Primer Premio de Poesía García Lorca, en […]

  • Reply Recordando a Jorge Guillén: La sangre al río - Trianarts Febrero 6, 2016 at 12:09 am

    […] Jorge Guillén, junto a, entre otros: Pedro Salinas, Luis Cernuda, Dámaso Alonso, Gerardo Diego, Federico García Lorca y Rafael Alberti. Más tarde impartió clases en la Universidad de Oxford, y después en la de […]

  • Deja un comentario