Poesia

Gabriel Celaya: A Sancho Panza

mayo 16, 2014

«…Tengo un yo que es una trampa. Te apuesto a sinceridad.
Doblo a muerto. Cambio vivo. Pongo la cara. Quito el disfraz.
¿Qué descubres? Otra burla.
La del cinismo total…»

GC

«A Sancho Panza»

Sancho-bueno, Sancho-arcilla, Sancho-pueblo,
tu lealtad se supone,
tu aguante parece fácil,
tu valor tan obligado como en la Mancha lo eterno.

Sancho-vulgar, Sancho-hermano,
Sancho, raigón de mi patria que aún con dolores perduras,
y, entre cínico y sagrado, pones tu pecho a los hechos,
buena cara a malos tiempos.

Sancho que damos por nada,
mas presupones milenios de humildad bien aceptada,
no eres historia, te tengo
como se tiene la tierra, patria y matria, macerada.

Sancho-vulgo, Sancho-nadie, Sancho-santo,
Sancho de pan y cebolla
trabajado por los siglos de los siglos, cotidiano,
vivo y muerto, soterrado.

Se sabe sin apreciarlo que eres quien es, siempre el mismo,
Sancho-pueblo, Sancho-ibero,
Sancho entero y verdadero,
Sancho de España es más ancha que sus mil años y un cuento.

Vivimos como vivimos porque tenemos aún tripas,
Sancho Panza, Sancho-terco.
Vivimos de tus trabajos, de tus hambres y sudores,
de la constancia del pueblo, de los humildes motores.

Sancho de tú te la llevas,
mansa sustancia sin mancha,
Sancho-Charlot que edificas como un Dios a bofetadas,
Sancho que todo lo aguantas.

Sancho con santa paciencia,
Sancho con buenas alforjas,
que en el último momento nos das, y es un sacramento,
el pan, el vino y el queso.

Pueblo callado, soporte
de los fuegos de artificio que con soberbia explotamos,
Sancho-santo, Sancho-tierra, Sancho-ibero,
Sancho-Rucio y Rucio-Sancho que has cargado con los fardos.

Hoy como ayer, con alarde,
los señoritos Quijano siguen viviendo del cuento,
y tú, Sancho, les toleras y hasta les sigues el sueño
por instinto, por respeto, porque creer siempre es bueno.

Cabalgando en tus espaldas se las dan de caballeros
y tú, pueblo, les aguantas, y levantas —tentetieso—
lo que puede levantarse. Y aun sabiendo lo que sabes
nunca niegas tus servicios: ¡santo y bueno!

Sancho-Quijote y a un tiempo Sancho de basta de cuentos,
Sancho-amén de tiempo al tiempo,
Sancho que aun hecho y derecho, ya de vuelta del Imperio,
al señorito Quijano le tratas de caballero.

Sancho-claro, Sancho-recio,
Sancho que viste las cosas como son y te callaste,
metiendo el hombro, tratando
de salvarnos del derrumbe con tu no lírico esfuerzo.

Hombre a secas, Sancho-patria, pueblo-pueblo,
pura verdad, fiel contraste
de los locos que te explotan para vivir del recuerdo,
¡ya ha llegado tu momento!

Sancho-vulgo, Sancho-ibero,
porque tú existes, existen aún mi patria y mi esperanza.
Porque hay patria y esperanza vas a existir tú de veras
con menos sueño y más tierra.

Tu libertad es instinto. Tus verdades son sencillas:
al pan, pan, y al vino, vino,
y a cada cual lo debido:
lo que le cumple por hombre con un único camino.

Sancho-firme, Sancho-obrero,
ajustador, carpintero, labrador, electricista,
Sancho sin nombre y con manos de constructor, y un oficio,
viejo y nuevo, vida al día.

Quiero darte la confianza que pretendieron robarte.
Quiero decirte quién eres.
Quiero mostrarte a ti mismo tal como tú fuiste siempre,
Sancho-humilde, Sancho-fuerte.

En ti pongo mi esperanza
porque no fueron los hombres que se nombran los que hicieron
más acá de toda Historia —polvo y paja— nuestra patria,
sino tú como si nada.

Sancho-tierra, Sancho-santo, Sancho-pueblo,
tomo tu pulso constante,
miro tus ojos que brillan aún después de los desastres.
Tú eres quien es. ¡Adelante!

Gabriel Celaya

Rafael Gabriel Juan Múgica Celaya Leceta nació en Hernani, Guipúzcoa, el 18 de marzo de 1911.
Fue uno de los más destacados representantes de la conocida como «poesía comprometida» o «poesía social».
Entre 1927 y 1935 vivió en la Residencia de Estudiantes de Madrid, donde conoció a Federico García Lorca, entre otros intelectuales que lo llevaron al mundo de la literatura, decidiendo dedicarse a tiempo completo a la poesía.
Durante la Guerra Civil Española combatió en el bando republicano, siendo detenido y recluido en un campo de concentración en Palencia.
En 1946 fundó en San Sebastián, con su inseparable Amparo Gastón, la colección de poesía «Norte», desde entonces abandonó su profesión de ingeniería y su trabajo en la empresa de su familia.
En la década de 1950 se integró en la estética del compromiso, muestra de ello son sus libros «Lo demás es silencio», de 1952 y «Cantos Iberos», de 1955, considerado como la verdadera biblia de la poesía social.
Junto a Eugenio de Nora y Blas de Otero, defendió la idea de una poesía no elitista: «al servicio de las mayorías, para transformar el mundo».
En 1956 obtuvo el Premio de la Crítica por su libro «De claro en claro».
Fue galardonado con el Premio Nacional de las Letras Españolas por el Ministerio de Cultura en 1986.
Murió en Madrid, el 18 de abril de 1991.

*La imagen es un óleo de Honoré Daumier

También de Gabriel Celaya en este blog:

«Gabriel Celaya: Hablo de nosotros»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: En el fondo de la noche tiemblan aguas de plata»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: El amor y la tierra»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: Memoria a Federico»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: Masa oscura de llanto»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: El agua entre las piedras»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: A Blas de Otero»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: Todos a una»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: Se habla de Dios»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: La vida es ancha»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: Buenos días»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: La poesía es un arma cargada de futuro»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: Venus»: AQUÍ

Gabriel Celaya: España extraña

«Gabriel Celaya: España en marcha»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: Tierra»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: La vida es ancha»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: Elegía del muerto juvenil»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: Respuesta a los abyectos»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: Cuéntame como vives»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: El último recurso»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: Niñez sonámbula, de Los espejos transparentes»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: Primeras materias iberas, de Iberia sumergida»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: Quien me habita»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: España en marcha»: AQUÍ

«Gabriel Celaya – Cerca y lejos – Fecundación»: AQUÍ 

«Gabriel J. Múgica Celaya y la poesía comprometida – Sequedades»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: La poesía es un arma cargada de futuro»: AQUÍ 

«Gabriel Celaya: A solas soy alguien»: AQUÍ 

«Gabriel Celaya: Deseada»: AQUÍ 

«Gabriel Celaya: La soledad abierta»: AQUÍ

«Día Mundial de la Poesía: Mis Poetas»: AQUÍ

«Federico en la memoria de Gabriel Celaya»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: Momentos felices»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: Despedida»: AQUÍ

«Gabriel Celaya: Venus: AQUÍ

«Gabriel Celaya: La estatua y la paloma»: AQUÍ

Bibliografía poética:

Marea del silencio, 1935
La soledad cerrada, 1947
Movimientos elementales, 1947
Tranquilamente hablando, 1947 (firmado como Juan de Leceta)
Objetos poéticos, 1948
El principio sin fín, 1949
Se parece al amor, 1949
Las cosas como son, 1949
Deriva, Alicante, 1950
Las cartas boca arriba, 1951
Lo demás es silencio, 1952
Paz y concierto, 1953
Ciento volando (con Amparo Gastón), 1953
Vía muerta, 1954
Cantos iberos, 1955
Coser y cantar (con Amparo Gastón), 1955
De claro en claro, 1956
Entreacto, 1957
Las resistencias del diamante, 1957
Música celestial (con Amparo Gastón), 1958
Cantata en Aleixandre, 1959
El corazón en su sitio, 1959
Para vosotros dos, 1960
Poesía urgente, 1960
La buena vida, 1961
Los poemas de Juan de Leceta, 1961
Rapsodia eúskara, 1961
Episodios nacionales, 1962
Mazorcas, 1962
Versos de otoño, 1963
Dos cantatas, 1963
La linterna sorda, 1964
Baladas y decires vascos, 1965
Lo que faltaba, 1967
Poemas de Rafael Múgica, 1967
Los espejos transparentes, 1968
Canto en lo mío, 1968
Poesías completas, 1969
Operaciones poéticas, 1971
Campos semánticos, 1971
Dirección prohibida, 1973
Función de Uno, 1973
El derecho y el revés, 1973
La hija de Arbigorriya, 1975
Buenos días, buenas noches, 1978
Parte de guerra, 1977
Poesías completas (Tomo I-VI), 1977-80
Iberia sumergida, 1978
Poemas órficos, 1981
Penúltimos poemas, 1982
Cantos y mitos, 1984
Trilogía vasca, 1984
El mundo abierto, 1986
Orígenes – Hastapenak, 1990
Poesías completas, 2001-04

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com mayo 16, 2014 at 8:08 pm

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: “…Tengo un yo que es una trampa. Te apuesto a sinceridad. Doblo a muerto. Cambio vivo. Pongo la cara. Quito el disfraz. ¿Qué descubres? Otra burla. La del cinismo total…” GC “A Sancho Panza” Sancho-bueno, Sancho…

  • Reply Gabriel Celaya: A Blas de Otero | Trianarts junio 16, 2014 at 11:57 pm

    […] “Gabriel Celaya: A Sancho Panza”: AQUÍ […]

  • Reply Gabriel Celaya: Elegía del muerto juvenil | Trianarts agosto 18, 2014 at 7:08 pm

    […] “Gabriel Celaya: A Sancho Panza”: AQUÍ […]

  • Reply Gabriel Celaya: España extraña - Trianarts diciembre 16, 2015 at 11:35 pm

    […] “Gabriel Celaya: A Sancho Panza”: AQUÍ […]

  • Reply Gabriel Celaya: Los otros - Trianarts diciembre 17, 2015 at 12:01 am

    […] “Gabriel Celaya: A Sancho Panza”: AQUÍ […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.