Pintura

Henri Lebasque: Neoimpresionismo, luz y color

enero 9, 2018

Clic en la imagen para ver más obras

 Henri Lebasque

Nació en Champigné, Maine-et-Loire, Francia, el 25 de septiembre de 1865.
Estudió inicialmente en L’ Ecole des Beaux-Arts d’Angers.

En 1885 se trasladó a París, donde asistió clases en el estudio de Léon Bonnat y colaboró con Fernand Humbert en los murales decorativos del Panthéon.

En esa primera época parisina conoció a Camille Pissarro y Pierre-Auguste Renoir, que influirían de forma importante en su pintura.

En 1890 participó en el Salon des Indépendants, donde conoció a Maximilien Luce y Paul Signac, con quienes mantuvo una gran amistad toda su vida.

En este tiempo experimentó con el neoimpresionismo, estilo que abandonó algunos años más tarde para aplicar una pincelada más natural.

Posteriormente entablaría contacto con los Nabis, haciendo una especial amistad con Edouard Vuillard y Pierre Bonnard , pintores jóvenes y fundadores del citado grupo.

Así mismo se relacionó con  Georges Seurat y Paul Signac, de los que aprendió el significado de la teoría del color, destacando de este aprendizaje  la utilización que hizo a partir de entonces de colores complementarios en el sombreado.

En los inicios del siglo XX se estableció  en Lagny durante cinco años, en los que prácticamente sólo pintó paisajes.

Fue miembro fundador del Salón de Otoño en 1903 junto a otro de sus grandes amigos, Henri Matisse.

Dos años más tarde, expuso junto a un grupo de artistas entre los que estaban Georges Rouault, André Derain, Edouard Vuillard y Henri Matisse.

Hizo gran amistad además con amigo Raoul Dufy, Louis Valtat, y Henri Manguin.

En 1906 hubo otro importante cambio en sus pinturas, su obra sufrió una fuerte transformación en el modo de aplicar en los lienzos el color, y en la interpretación de la luz, cambio que se produjo tras su visita al sur de Francia con su amigo Manguin, y al impacto que causó en él la luz meridional.

Durante los años siguientes, viajó y pintó en Normandía, Bretaña y La Vendée. Posteriormente en Saint-Tropez, Saint Maxime, Niza y Cannet, localidad en la que se estableció en 1924.

En esta etapa más madura de su carrera,  la temática de sus cuadros serían los motivos y personas que le rodeaban, realizando numerosos retratos de su mujer y sus hijas, interiores y jardines, ríos, y lugares de la Provenza y de la Costa Azul.

Sus últimos cuadros fueron sobre todo desnudos femeninos, con unas figuras, definidos por la crítica como «llenas de luz y de ternura».

Su obra está ampliamente representada en los más importantes museos franceses, entre otros, Angers, Ginebra (Petit Palais), Lille (Musée des Beaux-Arts), Nantes y en el Museo d’Orsay de París.

El Museo Thyssen Bornemisza de Madrid alberga dos pinturas de Lebasque, «A orillas del Marne cerca de Montévrain», de 1900 y «Puesta de sol en Pont-Aven (Muchacho delante del mar)», de 1894.

Murió en Cannet, Alpes Marítimos, tras sufrir una crisis cardíaca el 7 de agosto de 1937.

*Esta entrada fue publicada en este blog el 23 de febrero de 2013. Ha sido actualizada y ampliada el 9 de enero de 2018.

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com febrero 24, 2013 at 12:22 am

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Clic en la imagen para ver más obras  Henri Lebasque Nació en Champigné, Maine-et-Loire, Francia el 25 de septiembre de 1865. Estudió inicialmente en L’ Ecole des Beaux-Arts d’Angers; en 1885 se trasladó a París, donde asisti…..

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.