Pintura

Sandro Boticelli: El Quattrocento italiano

mayo 17, 2017

Click en la imagen para ver más obras

Sandro Botticelli

Alessandro di Mariano di Vanni Filipepi nació en Florencia, Italia el 1 de marzo de 1445.
Se formó inicialmente como platero, posiblemente junto a su hermano Antonio que era batihoja, de cuya profesión tomó su apodo.

En 1464 entró en el taller de Filippo Lippi, cuya influencia se puede ver en sus primeras obras, como ejemplo se puede citar “La Virgen con Niño y San Juan Bautista”, actualmente en el Museo del Louvre, aunque en las de Botticelli se aprecia un mayor interés por los experimentos en los espacios y el uso de la luz; posteriormente cambiaría de maestro entrando en el taller de Andrea del Verrocchio, en ese momento uno de los pintores florentinos más innovadores.

En 1470 abrió su propio taller y pintó su primera obra documentada: “Fortaleza”, en la Galeria Uffizzi de Florencia.
En 1472 ya consta como miembro del gremio de San Lucas y tuvo en su taller como aprendiz a Filippino Lippi, hijo de su antiguo maestro.

A partir de 1470 recibió encargos cada vez de mayor importancia de instituciones públicas y religiosas, de poderosas familias de Florencia, como los Vespucci y los Medici, entre otros.

Son de esta época obras como: “Adoración de los Magos”, actualmente en la National Gallery de Londres; “San Sebastián” en el Staatliche Musee de Berlín; y magníficos retratos como “Joven sosteniendo la medalla de Cosme de Médicis” en la Galeria Uffizzi de Florencia.

En todos ellos demostró su enorme talento, adoptando detalles flamencos, con tipologías como la de tres cuartos en las figuras, algo nuevo en la pintura florentina.

La década de 1480 fue la más productiva de Botticelli, en la que el agente Ludovico Sforza, lo situaba en la cima del parnaso pictórico florentino.

En 1481 marchó a Roma llamado por el Papa Sixto IV, junto con Ghirlandaio y Cosimo Roselli, para unirse a Pietro di Cristoforo Vanucci “El Perugino” en la decoración de la Capilla Sixtina; en esta Botticelli pintó “Las pruebas de Moisés”, “Las pruebas de Cristo” y “El castigo de los israelitas rebeldes”.

Regresó a Florencia en 1482, donde retomó su relación con los Medicis y para los que pintó algunas de sus obras maestras, entre ellas: “Alegoría de la Primavera, “Nacimiento de Venus” y “Palas y el Centauro”, actualmente en la Galeria de los Uffizzi.

Son así mismo de estos años: “Madonna del Magnificat” en la Galeria de los Uffizzi y “Marte y Venus”, en la National Gallery de Londres.

A partir de 1487 hay un giro en su temática, que se centra cada vez más en obras religiosas, cambios que se acentúan en 1490 y que se aprecian en cuadros como “Lamentación sobre Cristo muerto” en la Alte Pinakothek de Múnich, cambios que se suelen atribuir a su conversión al ideario de Girolamo Savonarola*.

Se puede ver entre otras en: “Triunfo de la Fe”, “Natividad mística”, en la National Gallery, con un marcado tono profético, estos últimos posteriores a la caída de Savonarola en 1498.

Continuó trabajando y disfrutando del mismo prestigio en los últimos años de su vida; en 1504 formó parte de la comisión que decidió la ubicación del Moisés de Michelangelo Buonarotti.

En sus últimas obras pareció querer renovar su estilo, realizando la última “Adoración de los Magos”, en los Uffizzi, inspirada en la homónima de Leonardo da Vinci.

Su fama se eclipsó hasta la última década del siglo XIX, prerrafaelitas y nazarenos prescindieron de ella, en que Lorenzo el Magnífico acrecentó el interés del pintor florentino.

Murió en Florencia, el 17 de mayo de 1510 y fue enterrado en parroquia, la iglesia de Ognissanti, en Florencia, siendo su único heredero Filippino Lippi.
En España podemos ver tres de sus obras en el Museo del Prado de Madrid.

*Girolamo Savonarola  fue un religioso dominico, predicador italiano, confesor del gobernador de Florencia, Lorenzo de Médici, organizador de las célebres “hogueras de vanidad”, en la que se invitaba a los florentinos a arrojar sus objetos de lujo y sus cosméticos, además de los libros que él consideraba licenciosos, como los de Giovanni Boccaccio, entre otros. Predicó contra el lujo, el lucro, la depravación de los poderosos y la corrupción de la Iglesia Católica, contra la búsqueda de la gloria y contra la homosexualidad, entonces llamada sodomía, que él sospechaba que estaba en toda la sociedad de la Florencia, en la que vivió.
Predijo que un nuevo rey Ciro atravesaría el país para poner orden en las costumbres de los sacerdotes y del pueblo. La entrada del ejército francés de Carlos VIII, en 1494, en la Toscana, región donde estaba Florencia, confirmó su profecía. Sus críticas violentas contra la familia que gobernaba Florencia en esos años, los Médici, acusándoles de corruptos, contribuyeron a la expulsión del Gobernador Piero de Médici por los florentinos en 1495. Sus ataques contra el Papa Alejandro VI le valieron, primeramente, la excomunión (es decir, la expulsión de la comunidad católica) y la prisión, y más tarde, tras haber sido liberado y conducido a Roma por los grandes comerciantes florentinos, la condena a la hoguera por un tribunal de la Inquisición y la inclusión de su obra en el índice de libros prohibidos.
Savonarola era intenso, fanático y carismático en el aspecto personal. Se le compara a Lutero en su denuncia de corrupción de la Iglesia Católica, pero no estableció unas bases doctrinales que, con Lutero, llevarían al cisma de la Iglesia Católica.
Después de la muerte de Savonarola, se origina en Florencia el grupo conocido como Piagnoni, para conservar su memoria, organizado en una especie de gremio. También, después de su muerte, los seguidores de la Orden de San Francisco apoyan las ideas de Savonarola, se organizan junto a los demás seguidores de Girolamo, y en 1527 expulsan de nuevo a los gobernantes de la familia Médici, estableciendo otra vez una cruel tiranía. Esta termina en 1530, en la batalla de Gavinana.
Savonarola atrajo la admiración de muchos humanistas religiosos posteriores, quienes valoraron sus profundas convicciones espirituales, pasando por alto sus siniestros excesos como gobernante de Florencia. En el siglo XX, un movimiento para la canonización de Savonarola se inicia entre los dominicos, al juzgar que su expulsión y ejecución habían sido injustas. Se inauguran monumentos a Savonarola en Ferrara, Bolonia (junto a la Basílica Patriarcal de Santo Domingo de Guzmán, fundador de los dominicos) y Florencia. (Información de Wikipedia)

Estatua de Girolamo Savonarola en Florencia

**Esta entrada fue publicada en este blog el 1 de marzo de 2010. Ha sido actualizada y ampliada el 17 de mayo de 2017.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

16 Comments

  • Reply Bitacoras.com marzo 1, 2010 at 12:17 am

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Click en la imagen para ver algunas de sus obras: Sandro Boticelli y el “Quattrocento” Alessandro di Mariano di Vanni Filipepi, apodado Sandro Botticelli, nació en Florencia (Italia), el 1 de marzo de1445. Pintor pertene……

  • Reply Fray Filippo di Tommaso Lippi ” El Quattrocento “ | Trianarts agosto 5, 2011 at 10:01 am

    […] por la originalidad del paisaje y la elegancia en el dibujo, que influyó decisivamente en Sandro  Botticelli” Murió el 9 de octubre de […]

  • Reply Tamara de Lempicka: El Art Decó | Trianarts agosto 23, 2011 at 1:56 am

    […] Art Decó le dieron su reconocida fama. Se apasiona  por el Renacimiento italiano (Miguel Ángel, Botticelli, Bellini, Pontormo, Antonello da Messina…) después de viajar a Italia con su abuela en 1911. […]

  • Reply Domenico Ghirlandaio: Maestro del Quattrocento italiano | Trianarts noviembre 29, 2011 at 11:23 pm

    […] y algo anticuado, comparandólo con algunos de sus contemporaneos, como el mismo Leonardo o Sandro Botticelli. El valor de la pintura de Domenico, supera en importancia a todos sus antecesores y a muchos de sus […]

  • Reply Davide Ghirlandaio: El Renacimiento italiano | Trianarts diciembre 1, 2011 at 12:58 am

    […] importante de los tres, Domenico di Tommaso Bigordi, fue conocido como Ghirlandaio, contemporaneo de Sandro Boticelli y Fray Filippo di Tommaso Lippi, y estuvo activo en el quattrocento italiano. Trabajó como […]

  • Reply Mario Carreño: Abstración y cubismo hispano | Trianarts enero 30, 2012 at 2:27 pm

    […] óleo de gran formato, donde se aprecia, referencias y la influencia renacentista de Sandro Boticelli y de Andrea Mantegna, pintores a los que admiraba enormemente. En un viaje a su Cuba natal en 1942, […]

  • Reply Museos del Mundo: L’ Hermitage | Trianarts julio 16, 2012 at 10:36 pm

    […] se encuentran en sus salas las obras de los renacentistas italianos, con obras de Fra Angélico y Botticelli y Leonardo da Vinci como la “Madona Benois” o el “San Sebastián” de […]

  • Reply Cosimo di Lorenzo Rosselli: El Quattrocento italiano | Trianarts agosto 13, 2012 at 2:56 pm

    […] que realizó y podemos ver en la Capilla Sixtina de la Básilica del Vaticano junto a El Perugino, Sandro Boticelli, El Pinturicchio y Domenico […]

  • Reply El Quattrocento Italiano: Piero di Cosimo | Trianarts octubre 9, 2012 at 10:52 pm

    […] redescubierto por parte de los surrealistas, estas peculiaridades, podemos apreciarlas también en Sandro Botticelli. Fue de alguna forma un artista ecléctico, de estilo cambiante que le hacen complicado a la hora […]

  • Reply El infierno en las frases » Trianarts | Trianarts diciembre 23, 2012 at 12:47 am

    […] *La segunda imagen es “El infierno” visto por Sandro Boticelli […]

  • Reply Mujeres Pintoras: La Prerrafaelita Evelyn De Morgan » Trianarts | Trianarts marzo 7, 2013 at 11:43 pm

    […] Aprendió y recibió mucha influencia de su tío John Roddam Spencer Stanhope,  hermano de su madre en las numerosas visitas que le hacia en Florencia, donde residía este, viajes que le despertaron el interés por los renacentistas, sobre todo por Sandro Botticelli. […]

  • Reply Pietro di Cristoforo Vanucci, El Perugino: El Alto Renacimiento | Trianarts septiembre 22, 2013 at 12:27 am

    […] Se le sitúa por primera vez en Florencia, aunque sin seguridad en 1470, otros historiadores apuntan que fue en 1479. Tras un breve regreso a Città della Pieve a la muerte de su padre, debió regresar pronto a Florencia, donde, según escribe Giorgio Vasari, donde trabajó en el taller más importante existente entonces, el taller de Andrea Verrocchio, donde se practicaba la pintura, la escultura y la orfebrería. En ella trabajó con los que entonces eran jóvenes talentos, Leonardo da Vinci, Domenico Ghirlandaio, Lorenzo di Credi, Filippino Lippi, entre otros, y sobre todo con su casi coetáneo Sandro  Botticelli. […]

  • Reply Mujeres Pintoras: Zinaida Serebriakova | Trianarts diciembre 9, 2013 at 11:50 pm

    […] tuvo un rotundo éxito. Sus catálogos se vendieron por millones, cifras solo comparadas con los de Sandro Botticelli y Pierre […]

  • Reply Fra Bartolommeo: El Renacimiento en la Escuela de Florencia | Trianarts marzo 28, 2014 at 3:23 am

    […] cuando las multitud enfurecida tomó al asalto el convento de San Marcos para apoderarse del tirano Girolamo Savanarola, Bartolomeo se hallaba allí, y que ante el admirable testimonio del dominico airado y profético, […]

  • Reply El academicismo neoclásico de Guillaume Seignac | Trianarts julio 27, 2014 at 2:35 pm

    […] La temática casi exclusiva de sus cuadros fueron  escenas alegóricas, mitológicas y de bellas mujeres, la mayoría desnudos o semidesnudos, con reminiscencias de la antigüedad, idealizados y basados ​​en prototipos griegos y romanos, en las que sobre todo se aprecia la influencia del escultor Fidias, de los frescos de Michelangelo Buonarotti, o la de los maestros del Quattrocento como Sandro Botticelli. […]

  • Reply Armand Point: Nostalgia y Simbolismo - Trianarts febrero 26, 2016 at 1:46 am

    […] junto a su novia Helene Linder, a Italia, donde vio por primera vez “La Primavera” de Sandro Botticelli en un grabado, y la obra de los viejos maestros, lo que hizo cambiar su concepto del […]

  • Deja un comentario