Pintura

Gino Severini: Entre el futurismo y el cubismo

Febrero 26, 2017

Click en la imagen para ver más obras

Gino Severini

Nació en Cortona, Italia, el 7 de abril de 1883.
Fue uno de los máximos representantes y líder del movimiento futurista, magnifico pintor, que supo unir ciencia y arte, con rigor constructivo, fantasía e inventiva, logrando la cima de su obra, cuando entre 1910 y 1915 conectó los valores dinámicos del futurismo con los constructivos del cubismo.

Su obra es una visión caleidoscópica en la que se funde presente y pasado, espacio y tiempo, consiguiendo así una fiesta de luces y colores.
Trabajó con diferentes técnicas y medios, incluyendo mosaicos y frescos.

Nacido en el seno de una familia humilde de Cortona, en 1899, tras trabajar durante un tiempo con su padre, en 1899 se trasladó a Roma con su madre, donde comenzó su interés en serio por la pintura, estudiando arte en su tiempo libre, mientras trabajaba como mensajero.

Gracias a un mecenas cortonése pudo asistir a clases de pintura en una academia privada, además de matricularse en la Escuela gratuita para los estudios de desnudos (un anexo del Instituto de Bellas Artes de Roma). Esta educación duró sólo dos años, hasta que su protector dejó de pagar la academia.

En 1900 conoció al pintor Umberto Boccioni, con este visitó el estudio de Giacomo Balla, tras lo que se introdujeron en el divisionismo, estilo que continuaba realizándose en París desde partir de 1906, y que tiene gran influencia en sus primeros trabajos y en su pintura futurista de 1910 a 1911.

Tras instalarse en Montmartre, viviría en la capital francesa casi el resto de su vida, en una ocasión manifestó: “Las ciudades a las que me siento más fuertemente consolidados son Cortona y París. Nací físicamente en la primera, intelectualmente y espiritualmente en la segunda”.
Hizo una gran amistad con Amedeo Modigliani y ocupó un estudio junto a los de Raoul Dufy, Georges Braque y Suzanne Valadon.

En febrero de 1910 firmó junto a Giacomo Balla, Umberto Boccioni, Carlo Carrà y Russolo Luigi, el “Manifiesto de los pintores futuristas” y el “Manifiesto técnico de la pintura futurista” en abril del mismo año. En 1912 organizó la primera Muestra de los Futuristas.

Contactó con los más importantes cubistas, Pablo Picasso, Georges Braque, Federico Cantú, Lino Enea Spilimbergo y Juan Gris, participando en el desarrolló de ese movimiento, tanto así que llegó a teorizar sobre él en su obra “Del cubismo al clasicismo”, publicado en 1921.

De 1924 a 1934, atravesó una crisis religiosa, años en los que pintó numerosas obras religiosas para iglesias, suizas en su mayor parte.
En 1916 se separó del purismo cubista y adoptó un estilo más neo-clásico con tintes metafísicos.
A partir de 1920 dividió su tiempo entre París y Roma; se involucra en el movimiento “retorno al orden”, interesado ​​en una más pintura más conservadora analítica de la pintura y realiza un estudio de la obra de Giotto.

En 1923 participó en la Bienal de Roma; expuso en Milán con artistas del Novecento Italiano en 1926 y 1929 y expuso en Ginebra en 1929.

A partir de 1928 comenzó a incorporar elementos del paisaje clásico de Roma en su obra. En 1930 participó en la Bienal de Venecia, en los Quadrennials Roma de 1931 y 1935, y en 1935 ganó el primer premio de pintura, con una sala entera dedicada a su obra.
Contribuyó con un ciclo de obras para la Exposición de París.

En la década de 1940 su estilo giró hacia una pintura semi-abstracta. En 1950 él volvió a sus temas futuristas: bailarines, la luz y el movimiento.
Sus mosaicos fueron exhibidos en la Galería “Cahiers d’Art· en París e impartió una conferencia sobre la historia del mosaico de Rávena. Recibió encargos para decorar las oficinas de KLM en Roma y Alitalia en París y participó en la exposición “Los futuristas Balla, Severini 1912-1918”, en la Galería Rose Fried de Nueva York. En Roma se reconstruyó su Pan Pan Danza mosaico, que había sido destruido durante la guerra.

Fue galardonado con el Premio Nazionale di Pittura de la Accademia di San Luca en Roma, por una obra mostrada en el noveno “Quadrennal Roma” y realizó una exposición individual en la Accademia di San Luca.

A lo largo de su carrera publicó importantes ensayos teóricos y libros de arte.
Murió en París el 26 de febrero de 1966, a los 82 años, siendo enterrado en su natal Cortona.

*Esta entrada fue publicada en este blog, el 18 de octubre de 2012. Ha sido actualizada y ampliada el 26 de febrero de 2017.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

5 Comments

  • Reply Umberto Boccioni y el Movimiento Futurista | Trianarts Octubre 18, 2012 at 10:53 pm

    […] de los pintores futuristas”, junto con Carlo Carrà, Luigi Russolo, Giacomo Balla y Gino Severini y del ” Manifiesto técnico del movimiento futurista”, ambos publicados en 1910. En […]

  • Reply Bitacoras.com Octubre 18, 2012 at 11:33 pm

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Click en la imagen para ver más obras Gino Severini Nació en Cortona, Italia, el 7 de abril de 1883. Fue uno de los máximos representantes y líder del movimiento futurista, magnifico pintor, que supo unir ciencia y arte, ……

  • Reply Mario Sironi: El Novecento italiano | Trianarts Noviembre 17, 2012 at 8:46 pm

    […] dejarla para dedicarse a la pintura. Se formó con Giacomo Balla, en cuyo taller coincidió con Gino Severini y Umberto Boccioni, con este viajaría en 1908 a Francia y […]

  • Reply José Caballero: Genio de la Abstracción y el expresionismo español del siglo XX | Trianarts Mayo 25, 2014 at 11:46 pm

    […] tía y sus primos. En 1940 viaja a Italia donde conoce los estudios de Carlo Carrá en Milán y de Gino Severini en […]

  • Reply Giacomo Balla: Líder del Movimiento Futurista | Trianarts Septiembre 22, 2014 at 8:35 pm

    […] divisionista, que le había entusiasmado, entre jóvenes artistas, entre ellos: Umberto Boccioni, Gino Severini y Mario Sironi. En 1909 conoce al poeta Filippo Tommaso Marinetti que ejercería una importante […]

  • Deja un comentario