Poesia

Luis Cernuda: Las tiendas, de Ocnos

diciembre 13, 2012

“¿Volver? Vuelva el que tenga,
tras largos años, tras un largo viaje,
cansancio del camino y la codicia
de su tierra, su casa, sus amigos…”
LC

Para ti Miguel,  este lugar donde hemos compartido ratos de charla y de café, y uno de mis rincones favoritos de mi Sevilla de mi alma; esa que indefectiblemente va unida al nombre de mi poeta más amado y que nació sólo  unos pocos metros de aquí.

“Las tiendas”

Estaban aquellas tiendecillas en la Plaza del Pan, a espaldas de la Iglesia del Salvador, sobre cuya acera estacionaban los gallegos, sentados en el suelo o recostados contra la pared, su costal vació al hombro y el manojo de sogas en la mano, esperando baúl o mueble que transportar. Eran unas covachas abiertas en el muro de la iglesia, a veces defendidas por una pequeña cristalera, otras de par en par sobre la plaza el postigo, que sólo a la noche se cerraba. Dentro, tras el mostrador, silencioso y solitario, aparecía un viejo pulcro, vestido de negro, que lleno de atención pesaba algo en una minúscula balanza, o una mujer de blancura lunar, el pelo levantado en alto rodete y sobre él una peina, abanicándose lentamente. ¿Que vendían aquellos mercaderes? Apenas si sobre el fondo oscuro de la tienda brillaba en alguna vitrina la plata de un vaso entre complicadas joyas de filigrana y las lágrimas purpúreas de unos largos zarcillos de corales. Otras la mercancía eran encajes: tiras sutiles de espuma teñida, que sobre el papel celeste o amarillo colgaban a lo largo de la pared.
En la plaza, los gallegos (denominación gremial y no geográfica, porque algunos eran santanderinos o leoneses) se encorvaban soñolientos y fofos, más al peso de los años que al de las cargas ingratasa que su oficio les condenaba. Eran ellos quienes en semana santa, durante los altos de las cofradías, asomaban tras las andas de terciopelo sus caras congestionadas, bajo la masa dorada de esculturas, candelabros y ramilletes, alineados tal esclavos en los bancos de una galera. Al lado de su trabajo trashumante y penoso, sin otro cobijo que el de la acera donde se estacionaban, los mercaderes aristocráticos de las tiendecillas parecían pertenecer a otro mundo. Mas unos y otros se correspondían sutilmente, como vestigios de una sociedad y un tiempo desaparecidos. En las covachas ya no brillaban las piedras preciosas ni las sedas, y apenas si entraban en ellas los compradores. Pero en su reclusión, en su inmovilidad, descendían de los mercaderes y artífices de oriente, a cuya puerta moría el ruido, y el comprador, para llevar a casa el ánfora o el tapiz recién adquirido, debía buscar entre el bullicio de la plaza el jayán que cargase la mercancía sobre sus fuertes espaldas.
En esas tiendecillas de la Plaza del Pan cada uno de los objetos expuestos eran aún cosa única, y por eso preciosa, trabajada con cariño, a veces en la trastienda misma, conforme a la tradición trasmitida de generación en generación, del maestro al aprendiz, y expresaba o pretendía expresar de modo ingenuo algo singular y delicado. Su atmósfera soñolienta aún parecía iluminarse a veces con el fulgor puro de los metales, y un aroma de sándalo o de ámbar flotar en ellas vagamente como un dejo rezagado.

Luis Cernuda

Luis Cernuda Bidón nació en Sevilla, el 21 de septiembre de 1902.
Murió en México DF el 5 de noviembre de 1963

De “Ocnos”
La Primera Edición, publicada en Londres en 1942,se compone de 31 poemas.
La Segunda Edición, publicada en Madrid en 1949, se compone de 46 poemas.
La Tercera Edición, con un total de 63 poemas, se publicó en Xalapa, México, en 1963, unos días después del fallecimiento del poeta.

 

*La fotografía es de la Plaza del Pan y de la Iglesia del Salvador, como está en la actualidad; las covachas que cita Cernuda son los pequeños locales que se ven adosados a los muros de la iglesia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com diciembre 13, 2012 at 10:28 pm

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: “¿Volver? Vuelva el que tenga, tras largos años, tras un largo viaje, cansancio del camino y la codicia de su tierra, su casa, sus amigos…” LC Para ti Miguel,  este lugar donde hemos compartido ratos de charla y de c……

  • Reply Luis Cernuda: Peregrino, de La Realidad y el Deseo » Trianarts | Trianarts enero 7, 2013 at 9:47 pm

    […] “Luis Cernuda: Las tiendas, de Ocnos”: AQUÍ […]

  • Reply Luis Cernuda: Si el hombre pudiera decir lo que ama… » Trianarts | Trianarts marzo 4, 2013 at 1:50 pm

    […] “Luis Cernuda: Las tiendas, de Ocnos”: AQUÍ […]

  • Reply Luis Cernuda: El mirlo, de Ocnos | Trianarts junio 26, 2013 at 9:22 pm

    […] “Luis Cernuda: Las tiendas, de Ocnos”: AQUÍ […]

  • Reply Siempre en mi memoria Luis Cernuda: No es nada | Trianarts septiembre 21, 2013 at 1:08 am

    […] “Luis Cernuda: Las tiendas, de Ocnos”: AQUÍ […]

  • Reply Luis Cernuda: Lamento y esperanza | Trianarts octubre 27, 2013 at 4:13 pm

    […] “Luis Cernuda: Las tiendas, de Ocnos”: AQUÍ […]

  • Reply Luis Cernuda, lectura de su poesía hoy en Sevilla | Trianarts noviembre 10, 2013 at 12:50 am

    […] “Luis Cernuda: Las tiendas, de Ocnos”: AQUÍ […]

  • Reply Poesía Erótica: No decía palabras, de Luis Cernuda | Trianarts enero 12, 2014 at 1:03 pm

    […] “Luis Cernuda: Las tiendas, de Ocnos”: AQUÍ […]

  • Reply Luis Cernuda: Tristeza del recuerdo | Trianarts febrero 14, 2014 at 8:15 pm

    […] “Luis Cernuda: Las tiendas, de Ocnos”: AQUÍ […]

  • Reply Luis Cernuda: 1936 | Trianarts abril 3, 2014 at 9:33 pm

    […] “Luis Cernuda: Las tiendas, de Ocnos”: AQUÍ […]

  • Reply Recordando a Luis Cernuda: El viento y el alma | Trianarts septiembre 10, 2014 at 1:32 am

    […] “Luis Cernuda: Las tiendas, de Ocnos”: AQUÍ […]

  • Reply Sevilla, el Alcázar en invierno y Cernuda: Escondido en los muros… | Trianarts septiembre 10, 2014 at 1:46 am

    […] “Luis Cernuda: Las tiendas, de Ocnos”: AQUÍ […]

  • Reply Luis Cernuda: Un español habla de su tierra | Trianarts septiembre 10, 2014 at 2:14 am

    […] “Luis Cernuda: Las tiendas, de Ocnos”: AQUÍ […]

  • Reply Luis Cernuda: El magnolio, de Ocnos | Trianarts septiembre 10, 2014 at 2:21 am

    […] “Luis Cernuda: Las tiendas, de Ocnos”: AQUÍ […]

  • Reply Luis Cernuda: Donde habite el olvido | Trianarts septiembre 21, 2014 at 12:08 am

    […] “Luis Cernuda: Las tiendas, de Ocnos”: AQUÍ […]

  • Reply Luis Cernuda, siempre en mi vida: País | Trianarts septiembre 21, 2014 at 3:11 am

    […] “Luis Cernuda: Las tiendas, de Ocnos”: AQUÍ […]

  • Reply Luis Cernuda… siempre en mi vida: Deseo | Trianarts diciembre 8, 2014 at 2:11 am

    […] “Luis Cernuda: Las tiendas, de Ocnos”: AQUÍ […]

  • Reply Mi recuerdo a Luis Cernuda: La riada, de Ocnos - Trianarts septiembre 21, 2015 at 12:54 am

    […] “Luis Cernuda: Las tiendas, de Ocnos”: AQUÍ […]

  • Reply Luis Cernuda, siempre en mi vida: Elegía anticipada - Trianarts noviembre 5, 2015 at 12:31 pm

    […] “Luis Cernuda: Las tiendas, de Ocnos”: AQUÍ […]

  • Reply Mi recuerdo a Luis Cernuda: Despedida - Trianarts noviembre 6, 2015 at 1:07 am

    […] “Luis Cernuda: Las tiendas, de Ocnos”: AQUÍ […]

  • Reply Luis Cernuda: Pájaros en la mano, de Ocnos - Trianarts febrero 28, 2016 at 1:50 pm

    […] “Luis Cernuda: Las tiendas, de Ocnos”: AQUÍ […]

  • Deja un comentario