Pintura

Henry Ossawa Tanner: Un afroamericano en París

Junio 21, 2017

Click en la imagen para ver más obras

Henry Ossawa Tanner

Nació en Pittsburgh, Pensilvania, Estados Unidos, el 21 junio 1859.
Su padre fue un activista político y su madre una esclava que había logrado huir a través del ferrocarril subterráneo.
Cuando Henry contaba con trece años de edad se mudaron a Filadelfia.

Henry comenzó a pintar paisajes de Fairmont Park y a soñar con convertirse en un gran pintor.
Además de su preferencia por los paisajes pasó muchas horas en el zoológico del que pintó numerosas escenas.
En 1879 se matriculó en la Academia de Pensilvania de Bellas Artes,  Filadelfia, convirtiéndose en el único estudiante negro en dicha institución.

Hasta entonces las directrices académicas se apoyaban casi por completo el estudio del dibujo en modelos de yeso y en clases de anatomía.
Esto cambiaría drasticamente con la llegada de Thomas Eakins como profesor de Dibujo y Pintura a la Academia de Pensilvania.

Eakins introdujo nuevos métodos, como el estudio sobre modelos vivos, y el de la anatomía de forma directa con hombres y mujeres en clase a través de la disección de cadáveres, es decir aprender a familiarizarse con el cuerpo humano.

La metodología progresista de Eakins y su habilidad para alentar e inspirar a sus alumnos, serían una fuerte influencia para Tanner de forma profunda.

Desde el principio fue uno de sus alumnos favoritos, tanto así que dos décadas después de que Tanner dejara la Academia, Eakins pintó su retrato, uno de los pocos que hizo de entre los numerosos alumnos a los que enseñó.

De entre todos sus compañeros de estudios, conservó sobre todo una gran amistad con uno de ellos, Robert Henri, uno de los fundadores de la Escuela Ashcan.

Sin embargo los problemas raciales eran aún profundos en Estados Unidos, la falta de aceptación era muy dolorosa para él, en su autobiografía “La historia de vida de un artista”, ─escribió en ella: “Yo era muy tímido y sentía que no me querían, a pesar de que tenía todo el derecho a tener un lugar. Cada vez que ocurría un incidente desagradables venía a mente, mi corazón se hundía y me torturaba de nuevo por todo lo que había sufrido, casi tanto como el mismo incidente.”

En un intento por lograr la aceptación artística,  dejó América por Francia a finales de 1891, volviendo a Estados Unidos sólo en algunos breves viajes para exponer.
Al llegar a París se inscribió en la Académie Julian y se unió al Club de Estudiantes de Arte Americano de París.

La capital francesa era una vía de escape para Tanner, dentro de los círculos artísticos franceses el tema de la raza importaba poco, gracias a lo que logra adaptarse enseguida a la vida parisina.
En París, conoció y se impresionó con lo que contempló en el Museo del Louvre, sobre todo descubrió y estudió la obra de Gustave Courbet, Jean Siméon Chardin, y Louis Le Nain.

Estos artistas habían pintado escenas de la gente común en su medio ambiente, y su influencia en la obra de Tanner es perceptible en sus pinturas posteriores a esta época.
Un ejemplo es la sorprendente similitud entre la obra de Tanner: “The Young creador Sabot”, de 1895, y la de Courbet “Los Stonebreakers”, de 1850. Ambas pinturas tratan el tema del trabajo servil y del aprendizaje.

Estudió con importantes artistas como Jean Joseph Benjamin Constant y Jean-Paul Laurens; con la ayuda de ellos, Tanner comenzó a hacerse un nombre y se estableció en la colonia de artistas Etaples en Normandía.
En esa época pintó escenas marinas que mostraban la lucha del hombre con el mar.

A partir de 1895 la mayoría de su producción fueron temas religiosos y bíblicos.
Su pintura “Daniel en el foso de los leones”, fue aceptada en el Salón de 1896. Más tarde ese mismo año pintó “La Resurrección de Lázaro”.

El reconocimiento de la crítica por esta última solidificó la posición de Tanner en la élite artística, y consolidó lo que sería la temática constante en su carrera, los temas bíblicos.

Al ver “La Resurrección de Lázaro”, el crítico de arte Rodman Wanamaker ofreció cubrir un viaje con todos los gastos pagados para Tanner a Oriente Medio.
Wanamaker consideraba que cualquier pintor serio de escenas bíblicas necesitaba conocer de primera mano este entorno, y que un pintor de la talla de Tanner fue bien valía la pena la inversión.

Tanner rápidamente aceptó la oferta y se estableció en Palestina. Exploró varias mezquitas y lugares bíblicos, y realizó estudios de la población local y sus calles.

En estas pinturas pinturas desarrolló un aire de gran alcance de la mística y la espiritualidad,  no sería el primer artista que para estudiar viajó por el Medio Oriente en persona.

Desde la década de 1830, un creciente interés por el orientalismo había estado creciendo en Europa, artistas como Eugène Delacroix y más tarde Henri Matisse hicieron este tipo de experiencias.

En 1893 realizó una visita breve a los Estados Unidos, pintó su obra más famosa, “La Lección Banjo”, en Filadelfia; la pintura muestra a un anciano hombre negro, que se supone que es su nieto tocando el banjo.

En 1905 fue el primer afroamericano en exponer en la Exposición de Carnegie, en la que presentó su óleo “Cristo conversando con los Sumos Sacerdotes”. El año siguiente el Instituto Carnegie de Arte adquirió su pintura “Cristo en casa de Marta y María”.
En 1906 exhibió en la Feria Anual de la Pennsylvania Academy of Art: “Cristo lavando los pies de sus discípulos”.

En 1909 fue elegido miembro asociado de la Academia Nacional de Diseño, junto a Mary Cassatt y Waugh Frederick.
Al estallar la Primera Guerra Mundial, el mundo del arte se paralizó, él trató de alistarse pero no fue posible debido a su edad.

Sobrepasaba los 58 años, por lo que con el fin de ayudar a la causa, se dedicó a cuidar las tierras y el ganado de los soldados heridos. La Cruz Roja le solicitó así mismo bocetos sobre la guerra.

Sin embargo al poco tiempo de acabar la guerra, murió su esposa y su hijo cayó gravemente enfermo, a la vez que comenzó la Gran Depresión, entrando él mismo en un periodo difícil, pintaba muy lentamente costándole un enorme esfuerzo cumplir con los numerosos encargos que recibía; se dedicó a pintar en ese tiempo cuadros de pequeño formato y de precio reducido.

Tras la guerra continuó pintando llegando a ser muy reconocido tanto en América como en Europa.
Considerado como un pintor realista, en sus obras, realizó variables en cuanto a la atención de los detalles en algunas pinturas, que sacrificó en favor de expresivas pinceladas en otros. A menudo simultánea ambos métodos.

La combinación de estas dos técnicas le permitió un equilibrio magistral, de precisión hábil y poderosa expresión. Fue también grande su interés por los efectos del color.
En 1923 el Estado francés le hizo caballero de la Legión de Honor por su trabajo como artista.
Murió en París mientras dormía, el 25 de mayo de 1937.

 *Entrada publicada el 24 de diciembre de 2012. Ha sido actualizada y ampliada con 80 nuevas obras, el 21 de junio de 2017.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com Diciembre 24, 2012 at 9:34 pm

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Click en la imagen para ver más obras Henry Ossawa Tanner Nació el 21 junio 1859 en Pittsburgh, Pensilvania, Estados Unidos. Su padre fue un activista político y su madre una esclava que había logrado huir a través del ferroc…..

  • Deja un comentario