Pintura

Karl Hofer: Expresionismo y arte degenerado

mayo 3, 2018

Click en la imagen para ver más obras

Karl Hofer

Nació en Karlsruhe, Alemania, el 11 de octubre de 1878.
Perteneció al Movimiento Nueva Objetividad*

 

Su infancia transcurrió en un orfanato que abandonó para estudiar en la Academia de Bellas Artes de Karlsruhe, en la que tuvo como maestro a Hans Thoma, pintor paisajista, que junto a Arnold Böcklin, fue muy influyentes, sobre todo en sus primeras obras.

Tras finalizar sus estudios en la Academia, viajó a Roma, ciudad en la que vivió durante tres años trabajando en el estudio del escultor Hermann Haller.

Durante este período recibió la influencia de la obra de Hans von Marées, como se puede ver en sus cuadros con grandes figuras, desnudos la mayor parte, en una disposición muy estudiada, integrados en paisajes suaves y sutiles colores.

De 1908 a 1913 vivió entre París y la India, país este último, al que hizo dos viajes, en 1909 y 1911, y donde se inspiró para sus figuras más características, que se complementaron con la influencia de Paul Cezanne.

Al desencadenarse la I Guerra Mundial, fue detenido y enviado a un campo de concentración, permaneciendo en él hasta el final del conflicto.

Tras su liberación se trasladó a Suiza y de allí a Berlín en 1919.
Impartió clases en el Instituto de Artes Pictóricas de 1920 a 1923, año en el que fue nombrado miembro de la Academia de Prusia.

En sus pinturas de estos años, se refleja el impacto de la guerra, cuadros en los que aparecen máscaras, esqueletos y figuras de aspecto fantásticos; figuras estáticas, de aspecto atormentado, gestos vacilantes, todo ello con una paleta de colores muy sobria de colores fríos; figuras que querían denunciar, la hipocresía y la locura de la vida moderna.

A la llegada al poder de los nazis en 1933, su obra fue calificada como arte degenerado, y acto seguido expulsado de su puesto en la Academia en 1934.

Más de trescientas de sus obras fueron requisadas de colecciones privadas y expuestas junto a las de otros artistas incluidos en la lista, en la muestra “Entarstete kunst” (arte degenerado), que se realizó con el fin de ridiculizar el arte de vanguardia, que se oponía de forma diametralmente opuesta a la pintura que el gobierno de Hitler llamó arte oficial.

Una gran parte de su obra fue así mismo destruida durante los bombardeos de las fuerzas aliadas.
Viajó a Estados Unidos, donde en 1938, donde recibió el Primer Premio del Carnegie Institute de Pittsburg.

Finalizada la guerra, volvió a Berlín, siendo  nombrado en 1945  director de la Escuela de Bellas Artes, puesto que compaginó con su actividad pictórica, de nuevo con una fuerte influencia de las dos guerras.

Algunas de sus obras más notables: “La pareja” de 1925, “Hombres con antorchas” de 1925, y “El cuarto negro” de 1930.
Murió en Berlín, el 3 de abril de 1955.

*Término que acuñó Gustav Friedrich Hartlaub, director en ese momento del Kunsthalle de Mannheim, que dionombre al movimiento artístico que surgió en Alemania en 1920 como rechazo al expresionismo. Se mantuvo activo hasta 1933, año que la caída de la República de Weimar, dio paso al poder de los nazis. El término se aplicó a: la pintura, literatura, música, arquitectura, fotografía y cine.
Pertenecieron a él entre otros: Otto Dix y George Grosz, que practicaron, entre los veristas, y que pueden ser considerados el ala más revolucionaria de la Nueva Objetividad, que practicaron una forma vehemente de realismo que distorsiona las apariencias para enfatizar lo feo, con un arte era crudo, provocativo y ásperamente satírico. Otros importantes veristas fueron Rudolf Schlichter, Georg Scholz (en sus primeras obras), y Karl Hubbuch. Max Beckmann, quien nunca se consideró a sí mismo parte de ningún movimiento, es un gigante entre los veristas.
Comparando con los veristas, formaron parte así mismo de N.O., los realistas mágicos, que ejemplificaron con mayor claridad el “regreso al orden” posterior a la Primera Guerra Mundial que se alzó en las artes por toda Europa, y que encontró su expresión en el neoclasicismo. Los realistas mágicos, entre losque podemos incluir a Anton Räderscheidt, Christian Schad, Georg Schrimpf, Alexander Kanoldt, y Carl Grossberg fueron un grupo diverso que abarcaba desde el realismo casi fotográfico de Schad al neo-primitivismo de Schrimpf. Los cuadros de Räderscheidt muestran ecos de la pintura metafísica de los italianos Giorgio de Chirico y Carlo Carrà, y la influencia del pintor suizo Félix Vallotton es evidente en un realismo agrio de varios de los pintores de la nueva objetividad, tanto veristas como realistas mágicos. Entre los cultivadores de este realismo mágico estuvo Albert Carel Willink.
Otros pintores que cultivaron en algún momento este estilo fueron Oskar Kokoschka, Ernst Barlach, Conrad Felixmüller.

**Esta obra fue publicada en este blog el 25 de octubre de 2011.Ha sido actualizada y ampliada el 3 de mayo de 2017.

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com octubre 25, 2012 at 10:36 pm

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Click en la imagen para ver más obras Karl Hofer Nació en Karlsruhe, Alemania, el 11 de octubre de 1878. Miembro del Movimiento “Nueva Objetividad” Su infancia transcurrió en un orfanato que abandonó para estudiar en ……

  • Reply Georg Tappert: Expresionismo, Neue Secession y arte degenerado | Trianarts octubre 11, 2014 at 11:12 pm

    […] ya con 65 años de edad, le fue encomendado reorganizar la Hochschule für Bildende Künste junto a Karl Hofer. En 1953 fue galardonado en reconocimiento a su labor educativa con la Orden del Mérito de la […]

  • Reply Felix Nussbaum: El pintor del holocausto | Trianarts diciembre 11, 2014 at 12:41 am

    […] obras de maniquís como los que pintaba Chirico y por Carlo Carrà; pero fue el expresionista Karl Hofer, el que le serviría de inspiración en su última etapa, sobre todo en el cuidadoso uso del […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.