Pintura

Andrea Mantegna: El Renacimiento Italiano

septiembre 13, 2017

Click en la imagen para ver más obras

Andrea Mantegna

Fue uno de los más grandes pintores del renacimiento del siglo XV.
Nació en Isola di Cartura, (actualmente actual Piazzola sul Brenta), Italia en 1431.

Su padre era un carpintero, y su familia muy pobre; de niño tuvo que pastorear ovejas para ayudar al sustento de su casa.
En 1441 o en los inicios de 1442, con sólo diez años de edad, entró de aprendiz en el taller Francesco Squarcione, pintor de Padua que regentaba lo que él llamaba un studium, a todos los efectos una escuela de arte privada donde enseñaba lo que él llamaba “la nueva manera moderna de pintar” que más tarde se conocería como el estilo renacentista.

Tomó a Andrea como hijo adoptivo hasta que siete años más tarde este se independizaría de su maestro y mentor abriendo su propio taller.

En las décadas de 1430 y 1440, Padua había encargado a Filippo Lippi y Paolo Uccello algunos trabajos en Padua, y entre 1443 y 1464, así mismo pasó por allí Donatello, para la realización del monumento ecuestre de Gattamelata y el altar del Santo, que le influyó sobre todo en su periodo “pétreo“.

El conocimiento de estos influenció a Mantegna y le orientaron hacia el estudio de la Antigüedad, hecho que sería definitivo en el que sería su estilo, desde la naciente perspectiva renacentista, a partir de 1451 aproximadamente inició de forma sistemática la practica del escorzo.

Otra notable influencia de esta su primera etapa fue la de su suegro, el veneciano Jacopo Bellini, con cuya hija Nicolosia, a su vez hermana de Giovanni Bellini, Il Giambellino,  se casó en 1452.

Su primer encargo importante fueron unos frescos que realizó para la Capilla de San Jacopo y San Cristóforo de los Ovetari, en los Eremitani de Padua, siendo modelos clásicos del arte de la pintura durante siglos, obras desafortunadamente perdidas casi todas durante los bombardeos de la II Guerra Mundial.

La fama que con este trabajo cosechó el joven Mantegna, hizo que en 1456 el abad de San Zeno de Verona le encargase un retablo para su iglesia, que fue el primer trabajo plenamente renacentista que se llevó a cabo en el Véneto.

A finales de ese mismo año el marqués Lodovico Gonzaga le llamó a Mantua para ser su pintor de corte, aunque no se establecería allí hasta 1460, y lo haría para el resto de su vida. Sólo salió de Mantua una vez, de 1488 a 1490, cuando el papa Inocencio VIII le ­llamó para pintar su capilla en el Belvedere del Vaticano (destruida en 1780).

Lodovico le asignó un sustancioso salario anual y lo nombró gentilhombre de su casa; el marqués, gran constructor y reformador de edificios e impulsor del estilo humanista en la arquitectura, encargó a Mantegna la decoración de los salones de estado de su residencia de Mantua, del castillo de San Jorge, y de otros de sus palacios. La obra más importante importante que hizo para él fue la capilla y la famosa Camera Picta del castillo, entre 1465 y 1474.

Pudo acumular grandes propiedades rústicas, y permaneció al servicio de los sucesores de Lodovico en el señorío de Mantua, Federico y Francesco II.
Para Francesco Gonzaga pintó, en 1484, en un estilo ­cada vez más clásico “Los triunfos de César”, actualmente en la Royal Collection, Hampton Court, de Herefordshire, nueve grandes lienzos probablemente destinados a la sala del castillo pero que no se llegaron a instalar allí.

Para el famoso Studiolo de la esposa de Francesco, Isabel de Este, pintó dos obras, “El Parnaso” y “Palas expulsando a los vicios”, entre 1496 y 1502, ambas en el ­Museo del Louvre de París.

Fue también arquitecto, y diseñó su propia mansión en Mantua, con un innovador patio circular; fue escultor, y su autorretrato en bronce todavía decora la capilla funeraria que dotó en 1504 en San Andrés de Mantua; así mismo practico el diseño y el grabado, cuyas invenciones, grabadas por él mismo o por otros, fueron copiadas durante dos siglos, siendo un dibujante de gran talento.

La figura humana fue obsesiva a lo largo de todos sus cuadros, dotándoles de gran expresividad con cuerpos de proporciones perfectas.

En España se conservan varias obras del pintor: “El Tránsito de la Virgen” de 1462 en el Museo del Prado; “El combate de los dioses marinos” en la Biblioteca Nacional de España en Madrid; y “Cristo bajando al Limbo”, también en la capital de España, en el Palacio de Liria, en la colección de la Casa de Alba.
Murió en Mantua, el 13 de septiembre de 1506.

*Esta entrada fue publicada en este blog el 12 de junio de 2011. Ha sido actualizada y ampliada, el 13 de septiembre de 2016.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

10 Comments

  • Reply El realismo de Vlaho Bukovac | Trianarts julio 8, 2011 at 6:59 pm

    […] este le transmitió un profundo amor por el arte y sobre todo por los maestros italianos del Renacimiento. Se formó artísticamente en París, donde entusiamó con los bocetos que llevaba al que fué su […]

  • Reply Correggio: Del Renacimiento al inicio del Barroco | Trianarts octubre 6, 2011 at 9:31 pm

    […] Comenzó su carrera artistíca en su pueblo natal y en Mantua, ciudad en la que también trabajaba Andrea Mantegna que le influyó notablemente en su primera época como más tarde lo harían Leonardo da Vinci y […]

  • Reply Giovanni Bellini, Il Giambellino: El Quattrocento italiano | Trianarts enero 3, 2012 at 11:47 pm

    […] El Renacimiento Italiano: Andrea Mantegna […]

  • Reply Mario Carreño: Abstración y cubismo hispano | Trianarts enero 30, 2012 at 2:29 pm

    […] gran formato, donde se aprecia, referencias y la influencia renacentista de Sandro Boticelli y de Andrea Mantegna, pintores a los que admiraba enormemente. En un viaje a su Cuba natal en 1942, realiza junto a su […]

  • Reply Philippe Augé: Figura femenina, delicadeza y color | Trianarts marzo 5, 2012 at 4:39 pm

    […] primeras obras, naturalezas muertas sobre madera, están inspirados en los renacentistas: El Bosco, Andrea Mantegna o El […]

  • Reply Vittore Carpaccio: El Quatroccento veneciano | Trianarts agosto 16, 2012 at 7:50 pm

    […] pintores venecianos, como Antonello da Messina, Gentile Bellini, algunos de la Escuela Flamenca, de Andrea Mantegna y de Piero della […]

  • Reply Cosimo Tura: La Escuela de Ferrara en el Quattrocento | Trianarts agosto 26, 2012 at 8:40 pm

    […] posible que estuviera en Padua entre 1452 y 1456, donde habría conocido a Andrea Mantegna, ya que los críticos le atribuyen una gran influencia de este en su pintura, además de la de […]

  • Reply Jacopo Bellini: Los inicios del Renacimiento en la Escuela de Venecia | Trianarts octubre 25, 2012 at 6:36 pm

    […] 1460 viajó a Padua, donde estudió la perspectiva y el clasicismo del joven Andrea Mantegna. Realizando aquí con sus hijos la decoración de la capilla de Gattamelata,(perdida). De 1465 es […]

  • Reply Hans Holbein, el joven: El maestro del retrato en el Renacimiento | Trianarts mayo 29, 2014 at 9:10 am

    […] de Erasmo Rotterdam. En 1518, viajó a Italia descubriendo a los maestros del Renacimiento, Andrea Mantegna y Leonardo da Vinci, que impactaron a Holbein e influyeron de forma determinante de su obra desde […]

  • Reply Jean Fouquet: Gótico, innovador y renacentista - Trianarts agosto 22, 2015 at 7:34 pm

    […] de sus iniciadores, a partir de 1430, Paolo Uccello, Andrea del Castagno, Piero della Francesca y Andrea Mantegna terminaron de elaborar el nuevo […]

  • Deja un comentario