Poesia

Luis Cernuda: Desolación de la quimera

marzo 21, 2017

“… Dentro de ti sonríe lo que esperas…”
LC

En el Día Mundial de la Poesía, la compañía de mis poetas más amados, su obra siempre cosida a mi alma.

“Desolación de la quimera”

Todo el ardor del día, acumulado
En asfixiante vaho, el arenal despide.
Sobre el azul tan claro de la noche
Contrasta, como imposible gotear de un agua,
El helado fulgor de las estrellas,
Orgulloso cortejo junto a la nueva luna
Que, alta ya, desdeñosa ilumina
Restos de bestias en medio de un osario.
En la distancia aúllan los chacales.

No hay agua, fronda, matorral ni césped.
En su lleno esplendor mira la luna
A la Quimera lamentable, piedra corroída
En su desierto. Como muñón, deshecha el ala;
Los pechos y las garras el tiempo ha mutilado;
Hueco de la nariz desvanecida y cabellera,
En un tiempo anillada, albergue son ahora
De las aves obscenas que se nutren
En la desolación, la muerte.

Cuando la luz lunar alcanza
A la Quimera, animarse parece en un sollozo,
Una queja que viene, no de la ruina,
De los siglos en ella enraizados, inmortales
Llorando el no poder morir, como mueren las formas
Que el hombre procreara. Morir es duro,
Mas no poder morir, si todo muere,
Es más duro quizá. La Quimera susurra hacia la luna
Y tan dulce es su voz que a la desolación alivia.

»Sin víctimas ni amantes. ¿Dónde fueron los hombres?
Ya no creen en mí, y los enigmas que yo les propusiera
Insolubles, como la Esfinge, mi rival y hermana,
Ya no les tientan. Lo divino subsiste,
Proteico y multiforme, aunque mueran los dioses.
Por eso vive en mí este afán que no pasa,
Aunque pasó mi forma, aunque ni sombra soy;
Afán que se concreta en ver rendido al hombre
Temeroso ante mí, ante mi tentador secreto indescifrable.

»Como animal domado por el látigo,
El hombre. Pero, qué hermoso; su fuerza y su hermosura,
Oh dioses, cuán cautivadoras. Delicia hay en el hombre;
Cuando el hombre es hermoso, en él cuánta delicia.
Siglos pasaron ya desde que desertara el hombre
De mí y a mis secretos desdeñoso olvidara.
Y bien que algunos pocos a mí acudan,
Los poetas, ningún encanto encuentro en ellos,
Cuando apenas les tienta mi secreto en en ellos veo hermosura.

»Flacos o flácidos, sin cabellos, con lentes,
Desdentados. Ésa es la parte física
En mi tardío servidor; y, semejante a ella,
Su carácter. Aun así, no muchos buscan mi secreto hoy,
Que en la mujer encuentran su personal triste Quimera.
Y bien está ese olvido, porque ante mí no acudan
Tras de cambiar pañales al infante
O enjugarle nariz, mientras meditan
Reproche o alabanza de algún crítico.

»¿Es que pueden creer en ser poetas
Si ya no tienen el poder, la locura
Para creer en mí y en mi secreto?
Mejor les va sillón en academia
Que la aridez, la ruina y la muerte,
Recompensas que generosa di a mis víctimas,
Una vez ya tomada posesión de sus almas,
Cuando el hombre y el poeta preferían
Un miraje cruel a certeza burguesa.

»Bien otros fueron para mí los tiempos
Cuando feliz, ligera, hollaba el laberinto
Donde a tantos perdí y a tantos otros los dotaba
De mi eterna locura: imaginar dichoso, sueños de futuro,
Esperanzas de amor, periplos soleados.
Mas, si prudente, estrangulaba al hombre
Con mis garras potentes, que un grano de locura
Sal de la vida es. A fuerza de haber sido,
Promesas para el hombre ya no tengo.”

Su reflejo la luna deslizando
Sobre la arena sorda del desierto.
Entre sombras a la Quimera deja,
Calla en su dulce voz la música cautiva.
Y como el mar en la resaca, al retirarse
Deja a la playa desnuda de su magia,
Retirado el encanto de la voz, queda el desierto
Todavía más inhóspito, sus dunas
Ciegas y opacas, sin el miraje antiguo.

Muda y en sombra, parece la Quimera retraerse
A la noche ancestral del Caos primero;
Mas ni dioses, ni hombres, ni sus obras,
Se anulan si una vez son: existir deben
Hasta el amargo fin, perdiéndose en el polvo.
Inmóvil, triste, la Quimera sin nariz olfatea
Frescor de alba naciente, alba de otra jornada
Que no habrá de traerle piadosa la muerte,
Sino que su existir desolado prolongue todavía.

Luis Cernuda

De: “La realidad y el deseo” XI “Desolación de la quimera” – 1956-1962
Recogido en: Luis Cernuda – Poesía completa – Volumen I
Ed. Siruela 1993©
ISBN: 84-7844-185-5 (Del volumen I)

Luis Cernuda Bidón nació en Sevilla, el 21 de septiembre de 1902.
Aún Sevilla, su tierra natal no le ha hecho justicia.
Fue sin duda uno de los más grandes poetas de la Generación del 27′, tantos años olvidado, o peor, ignorado por muchos. Mas no en el corazón y en la memoria de los que amamos su poesía.
El día 14 de abril de 1938, Cernuda abandonó España para siempre, cedamos la voz al poeta:
“Atrás quedaba tu tierra sangrante y en ruinas. La última estación al otro lado de la frontera, donde te separaste de ella, era sólo un esqueleto de metal retorcido, sin cristales, sin muros un esqueleto desenterrado al que la luz postrera del día abandonaba.
¿Que puede el hombre contra la locura de todos? Y sin volver los ojos ni presentir el futuro, saliste al mundo extraño desde tu tierra en secreto ya extraña.”
(LC)
Junto a esas pertenencias, lleva como bien más preciado el manuscrito de varios poemas que serían el germen de uno de sus más grandes libros, “Las nubes”, “Noche de Luna”, “A un poeta muerto” (FGL), “Elegía Española” (I), “Scherzo para un elfo”, “Soñando la muerte”, “Sentimiento de otoño”, “A Larra con unas violetas” (1837-1937) y “Lamento y esperanza”. Son poemas que formarían parte del libro en el que se incluyen textos tan desolados como “Un español habla de su tierra”.
Murió tras sufrir un infarto de miocardio, en su exilio de México, DF, el día 5 de noviembre de 1966.

También de Luis Cernuda en este blog:

“Luis Cernuda: ¿Son todos felices?”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Vientres sentados”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Las islas”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Del otro lado”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Cordura”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Hacia la tierra”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Pájaros en la mano, de Ocnos”: AQUÍ

“Luis Cernuda: De qué país”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Despedida”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Díptico español”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Los fantasmas del deseo”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Del otro lado”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Mitad de la vida”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Unos cuerpos son como flores”: AQUÍ

“Luis Cernuda: La riada, de Ocnos”: AQUÍ

“Luis Cernuda: La casa, de Ocnos”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Donde habite el olvido”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Si el hombre pudiera decir lo que ama…”: AQUÍ

“Luis Cernuda: A sus paisanos”: AQUÍ

“Luis Cernuda: País”: AQUÍ

“Luis Cernuda: No es nada”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Un español habla de su tierra”: AQUÍ

“Luis Cernuda: A un poeta muerto (FGL)”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Un muchacho andaluz”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Impresión de destierro”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Noche de luna, de Las nubes”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Pregones, de Ocnos”: AQUÍ

“Luis Cernuda: La casa, de Ocnos: AQUÍ

“Luis Cernuda: Las tiendas, de Ocnos”: AQUÍ

“Luis Cernuda: La Universidad, en Ocnos” 

Luis Cernuda: El mirlo, de Ocnos”: AQUÍ

“Luis Cernuda: El vicio, de Ocnos”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Escrito en el agua, de Ocnos”: AQUÍ

“Luis Cernuda: La Poesía, de Ocnos”: AQUÍ

“Luis Cernuda: La ciudad a distancia, de Ocnos”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Atardecer, en Ocnos”: AQUÍ

“Sevilla, los Jardines de Murillo, la primavera y Luis Cernuda: El Vicio, de Ocnos”: AQUÍ

“Luis Cernuda, Sevilla y el azahar: Luna llena en Semana Santa”: AQUÍ

“Sevilla, el Alcázar en invierno y Cernuda: Escondido en los muros”: AQUÍ

“Sevilla, Luis Cernuda: El otoño, de Ocnos”: AQUÍ

“Luis Cernuda “Ocnos su Sevilla – El magnolio”:AQUÍ  

“Luis Cernuda: La Poesía”: AQUÍ 

“Luis Cernuda – El viento y el alma”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Tarde oscura, de Como quien espera el alba”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Peregrino, de La Realidad y el Deseo”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Déjame esta voz”: AQUÍ 

“Luis Cernuda: Lamento y esperanza”: AQUÍ 

“Luis Cernuda: Deseo”: AQUÍ

“Luis Cernuda: No decía palabras”: AQUÍ

“Luis Cernuda – Contigo – A donde el corazón te lleve”: AQUÍ

“Luis Cernuda: A un poeta muerto (FGL)”: AQUÍ 

“Luis Cernuda… Como llenarte, soledad”: AQUÍ

“Luis Cernuda: Elegía anticipada”: AQUÍ

Bibliografía:

Perfil del aire – 1927
Égloga, elegía, oda – 1927-28
Los placeres prohibidos, – 1929-1931
Donde habite el olvido – 1934
Las nubes – 1940 – 1943
Ocnos – 1942 1.ª ed. (Ampliada en 1949 y 1963)
Como quien espera el alba – 1947
Vivir sin estar viviendo – 1944–1949
Variaciones sobre tema mexicano – 1952
Con las horas contadas, de 1950–1956
Poemas para un cuerpo – 1957
Desolación de la Quimera – 1962.
Estudios sobre poesía española contemporánea, 1957, o Poesía y literatura, I y II, 1960 – 1964 (En este estudio, Cernuda reivindica a Ramón de Campoamor, manifiesta su admiración por su amigo Federico García Lorca y enjuicia con severidad la poesía de Rubén Darío, Juan Ramón Jiménez, Pedro Salinas y Jorge Guillén.
Luis Cernuda – Poesía completa. Obras completas, Volumen I. Ediciones Siruela.1993.
Luis Cernuda, Antología – Cátedra, 1984.
Luis Cernuda, Intermedio, (antología) – Pre-Textos, 2004.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario